quinta-feira, 24 de maio de 2012

Até hoje nenhum Enviado Especial da ONU para o Sahara Ocidental visitou o Sahara Ocidental !


O que aconteceria se um Enviado Especial do secretário-geral das Nações Unidas para o Sahara Ocidental visitasse o Sahara Ocidental? O que aconteceria, pois, se Cristopher Ross, que ocupa esse cargo, viajasse até ao Sahara Ocidental para verificar in loco os relatórios que tem consultado? Provavelmente, alguns dias antes, Marrocos retirar-lhe-ia a sua confiança e pediria às Nações Unidas a sua substituição. Foi o que ocorreu nos últimos dias. E a situação é tão grave, que nunca nenhum enviado especial do secretário-geral da ONU para Sahara Ocidental pôs os pés no território. É uma zona vedada ao responsável por arbitrar a solução para o conflito...

James Baker
Peter Van Walsum
Ni James Baker, ni Peter Van Walsum, antecesores como enviados especiales para el Sahara Occidental, han pisado el territorio saharaui. Ross pretendía quebrantar lo que considera una anomalía, pero se ha encontrado al Majzen en plena convulsión. El modus operandi fue algo distinto de lo habitual, pero culminó causando el revuelo suficiente para frenar las intenciones de Ross y presionar a Naciones Unidas. Después de estirar la presión internacional, filtrar a medios de comunicación internacionales su opinión sobre Christopher Ross, el ministro de Comunicación de Marruecos, Mustafá Jalfi, detalló algunos detalles de los argumentos que conforman la retórica marroquí.

Christopher Ross
Recuperando el comunicado enviado por el Gobierno marroquí encontramos que Ross tiene “un método desequilibrado y parcial”; lanzan al Secretario General que tome decisiones para que el conflicto “avance”; aseguran que “hay tendencia a debilitar la posición marroquí”; y, sobre todo, su marginación de “la propuesta histórica y estratégica de autonomía hecha por Marruecos”.

Se han celebrado nueve rondas de negociación entre las partes y durante el proceso a Marruecos le ha dado tiempo de elaborar un plan de autonomía que constituye una violación al derecho internacional. Para Marruecos, la negativa del Polisario a este plan de Autonomía y que Ross no lo recomiende como salida constituyen una situación que “ya no es conveniente a aceptar”.

Antes que Ross, Peter Van Walsum, diplomático holandés, ocupó su mismo cargo. Salió también con la cabeza gacha, incapaz de solucionar el conflicto. Nunca viajó El Aaiún o no se informó oficialmente de ello. Van Walsum cometió la torpeza diplomática de declarar que el objetivo de la Misión de Naciones Unidas para el Sahara Occidental, el Referéndum, era “imposible”. Argelia opinó que su trabajo había concluido. Van Walsum fue franco y tras sus declaraciones había un mensaje claro: No es posible celebrar el referendum en las condiciones actuales. Quizá le faltó algo de cinismo para maquillar.

Antes que Van Walsum, en su puesto estuvo James Baker, que tras elaborar dos planes y encontrar reticencias por ambas partes el Polisario aceptó que el Sahara Occidental fuera una autonomía durante un tiempo determinado en el documento y que tras el mismo se celebrase un referendum que incluyese la independencia. Si se hubiese ejecutado, el conflicto tendría resolución a estas alturas. Pero no pudo ser. A Marruecos no le gustaba que se incluyese la independencia como opción. Y Baker acabó abandonando su puesto, sin poder presenciar en persona, tampoco, la masiva presencia de paramilitares y policías marroquíes que inundan el día a día en El Aaiún.

Y la historia se ha vuelto a repetir. Ross ha tirado de la cuerda más de lo que el amo permite y se ha encontrado con un latigazo que Naciones Unidas ha intentado evitar, pero sólo ha conseguido hacerlo a medias. Ban Ki-Moon ha reiterado su confianza en Ross, contra la opinión de Marruecos, pero se ha cancelado ese viaje previsto y ningún enviado especial del secretario general habrá pisado el Sahara Occidental.

A MINURSO é a única Missão das Nações Unidas 
para o continente africano que
 não zela pelo cumprimento 
dos Direitos Humanos no território….
 Cabe recordar, como una cesión más que hace la diplomacia de Occidente a Mohamed VI, que MINURSO es la única Misión de Naciones Unidas para el continente africano que no vela por el cumplimiento de los Derechos Humanos en el territorio, cuya violación no sólo es cometida por las fuerzas paramilitares, sino también por la propia policía y administración marroquí -incluida la judicial. También es una cesión a Marruecos la posibilidad de explotar los recursos naturales del Sahara Occidental y obtener importantes beneficios por ello.

Lo preceptivo sería, si el transcurso de los hechos sigue por dónde habitualmente va, que ahora Naciones Unidas deje correr unos meses, luego filtre la sustitución de Ross y finalmente la ejecute.

GUINGUINBALI  TXEMA SANTANA  Ilhas Canárias 23/05/2012

Sem comentários:

Publicar um comentário