domingo, 14 de agosto de 2022

Marrocos: mais de 60% dos jovens licenciados estão desempregados

 


14-08-2022 Fonte: HCP- Agências -  A taxa de desemprego entre os jovens licenciados do ensino superior em Marrocos ultrapassa atualmente os 60%, o que, segundo observadores, ilustra a "grave crise" do emprego que assola o Reino.

De acordo com os dados do Alto Comissariado para o Planeamento (HCP) marroquino, divulgados por ocasião do Dia Internacional da Juventude, celebrado todos os anos a 12 de Agosto, verifica-se que a taxa de desemprego dos jovens titulares de licenciatura do ensino superior atinge os 61,2%.

O órgão público marroquino especificou, além disso, que cerca de 5 milhões de jovens marroquinos de 15 a 24 anos estão fora do mercado de trabalho.

O aumento da taxa de desemprego é mais acentuado nas áreas urbanas e entre as mulheres jovens.

O desemprego atinge também 31,8% dos jovens dos 15 aos 24 anos, contra 13,7% dos 25 aos 44 anos e 3,8% dos maiores de 45 anos.

Mais de 4 jovens trabalhadores ativos em cada 10 (41,9%) têm um trabalho não remunerado; segundo esta organização 14% dos jovens trabalhadores ativos têm um trabalho precário do tipo ocasional ou sazonal.

Além disso, mais de 7 em cada 10 jovens empregados (73,2%) não possuem contrato formalizado da sua relação de trabalho com o empregador, enquanto 13,2% possuem contrato a termo certo, 6,5% contrato permanente e 7,1%  têm apenas um acordo verbal.

Outra precisão, e não menos importante, referida pela mesma fonte, é o facto de o desemprego dos jovens marroquinos ser de longa duração e de primeira inserção. São 70,4% dos jovens que estão desempregados há um ano ou mais e quase três quartos nunca trabalharam (73,4%).

Organismos internacionais e regionais apontam repetidamente o dedo para a situação social considerada "explosiva" em Marrocos e a existência de desigualdades gritantes, devido a inúmeras falhas e à falta de apoio por parte dos serviços do Estado, em particular à franja juvenil, deixada entregue a si própria.

Segundo o organismo oficial marroquino, "Marrocos tem 5,9 milhões de jovens dos 15 aos 24 anos, o que representava 16,2% da população total em 2021, 50,9% são homens, 59,9% são habitantes urbanos e 56,6% têm idades compreendidas entre os 15 e os 19 anos.

Mais de 6 em cada 10 jovens (64,6%) têm um diploma de nível médio, 20,6% um diploma de nível superior e 14,8% não têm diploma".

Guerra no Sahara Ocidental – 30 de Julho a 12 de Agosto



De 30 de Julho a 08 de Agosto de 2022, os combates do Exército de Libertação do Povo Saharaui (ELPS) prosseguiram no teatro de guerra do Sahara.

Destaque para os intensos ataques contra os Postos de Observação das forças de ocupação marroquinas nºs 101, 181 e 191 no muro militar, todos na região de Mahbes, o segundo dos quais, na zona de Grarat Alatàsa, foi inteiramente destruído. Referência também à intensificação dos combates no sul do território, nomeadamente na região de Auserd.

Nestes últimos 14 dias tiveram lugar um total de 45 ataques de artilharia, obuses e foguetes contra o dispositivo militar das Forças Armadas Reais marroquinas de ocupação ao longo do muro. Destes, 23 ocorreram na zona de Oued Draa (nordeste do Sahara Ocidental - 19 na região de Mahbes e 04 na região de Farsia); 03 ataques na zona de Saguia El Hamra (norte/centro do SO), todos na região de Houza; por último 19 do total de ataques tiveram lugar na  zona sul do SO, em Rio de Oro, dos quais 04 na região de Oum Dreiga e 15 na região de Auserd.

Fontes: SPS

(mais informação ver “WESTERN SAHARA WAR ARCHIVE” [https://www.westernsahara-wa.com/] elaborado pelo Centro de Estudos Africanos da Universidade do Porto)


sábado, 13 de agosto de 2022

A Associação de Advogados de Nova Iorque publica nova resolução a favor do Sahara Ocidental, apelando a Biden para defender a independência do povo saharaui


Nova Iorque (ECS). 12-08-2022 - A Associação dos Advogados de Nova Iorque emitiu ontem uma nova resolução a favor do Sahara Ocidental, apelando ao Presidente dos EUA Joe Biden a apoiar o direito do povo saharaui à autodeterminação e à independência, em conformidade com as cartas internacionais relevantes e as resoluções da Assembleia Geral da ONU, especialmente a Resolução 1415.

A Associação apelou também ao Presidente Biden para rever a infame decisão do ex-Presidente Donald Trump de reconhecer a alegada soberania de Marrocos sobre o Sahara Ocidental, e a exortar, através de todos os canais diplomáticos disponíveis, a que seja concedido ao povo saharaui o seu direito à autodeterminação em conformidade com os princípios do direito internacional, a fim de lhe permitir escolher livremente o seu direito de construir o seu próprio Estado independente, e o seu direito de usufruir dos seus recursos naturais.

"A American Bar Association" exorta o Presidente dos Estados Unidos a dar apoio político à Embaixadora dos EUA junto das Nações Unidas, Ana Thomas, no Conselho de Segurança das Nações Unidas, para pressionar no sentido da expansão do mandato da Missão da ONU para o Referendo no Sahara Ocidental (MINURSO) a incluir a monitorização dos direitos humanos, tanto no Sahara Ocidental como nos campos de refugiados saharauís, e para introduzir uma resolução no Conselho de Segurança da ONU a este respeito.

A New York Bar Association exorta o Presidente dos Estados Unidos a apoiar o direito do povo do Sahara Ocidental à autodeterminação com base nos princípios da Resolução A/RES/1514 (XV) da Assembleia Geral das Nações Unidas, da Carta das Nações Unidas e do direito internacional:

1) Rescindir a "Proclamação sobre o Reconhecimento da Soberania do Reino de Marrocos sobre o Sahara Ocidental" emitida pelo Presidente Donald Trump a 10 de Dezembro de 2020, e retirar o reconhecimento pelo governo dos EUA da soberania de Marrocos sobre o Sahara Ocidental.

2. Exortar Marrocos, através de todos os canais diplomáticos disponíveis, a conceder ao povo do Sahara Ocidental a autodeterminação e a aderir aos princípios do direito internacional:

 

            (a) Permitir que o povo do Sahara Ocidental escolha livremente se deseja estabelecer um Estado independente ou aceita a incorporação em Marrocos;

            (b) Permitir que o povo do Sahara Ocidental exprima livremente o seu direito à independência ou a um referendo para determinar o estatuto do território;


            (c) Afirme o direito do povo do Sahara Ocidental a desfrutar dos seus recursos naturais e o seu direito de dispor desses recursos no seu melhor interesse, tal como afirmado na Resolução A/RES/61/123 da Assembleia Geral das Nações Unidas;


             (d) Explore os recursos do território do Sahara Ocidental apenas com a permissão explícita do povo do Sahara Ocidental.

3. Prosseguir a política de exclusão dos produtos do Sahara Ocidental do Acordo de Comércio Livre EUA-Marrocos.


A Associação de Advogados Americana insta os membros do Congresso dos EUA a adoptar políticas e medidas dentro dos princípios do direito internacional:

        (a) Garantir que qualquer ajuda humanitária ou militar a Marrocos incluída em dotações ou outros projetos de lei aprovados pelo Congresso seja condicionada à eliminação por parte de Marrocos das restrições à liberdade de expressão ou de circulação do povo do Sahara Ocidental, à sua vontade de permitir o livre acesso dos jornalistas ao Sahara Ocidental, e à sua vontade de aceitar uma solução que inclua a opção da independência do território;

        (b) Aprovar legislação no Congresso que  assegure que todas as importações provenientes do Sahara Ocidental, bem como os negócios entre entidades norte-americanas e o Sahara Ocidental, respeitem os princípios do direito internacional relativos à utilização dos recursos dos Territórios Não Autónomos.


Em conclusão, a Associação de Advogados Americana insta o Presidente dos Estados Unidos a que a Embaixadora dos EUA nas Nações Unidas apoie no Conselho de Segurança a expansão do mandato da Missão das Nações Unidas para o Sahara Ocidental (MINURSO) à monitorização dos direitos humanos tanto no Sahara Ocidental como nos campos da Polisario e apresente uma resolução no Conselho de Segurança das Nações Unidas para esse efeito.


quinta-feira, 11 de agosto de 2022

Colômbia e RASD restabelecem relações diplomáticas ao mais alto nível

 


Bogotá (Colômbia), 11 de agosto de 2022 (SPS)- O Presidente da República de Colômbia, Gustavo Petro, recebeu na Casa de Nariño o ministro de Relações Exteriores da República Árabe Saharaui Democrática e enviado do presidente Brahim Gali, Mohamed salem Salek.

O Enviado Especial do Presidente da RASD transmitiu ao dirigente colombiano uma mensagem do seu homólogo saharaui, Brahim Gali, na presença da viceministra de Exteriores e da presidenta da Comissão de Assuntos Exteriores do Senado. Pela parte saharaui também esteve presente o Embaixador Mohamed Zrug, responsável para a América Latina e o Caribe. 


Comunicado de prensa | Cancillería (cancilleria.gov.co)

sábado, 6 de agosto de 2022

IV Congresso da União Nacional dos Estudantes Saharauis: força estudantil comprometida com a libertação da sua pátria

 


El Aaiún (Acampamentos da Dignidade), 5 de Agosto de 2022 (SPS) - O Responsável do Secretariado da Organização Política e membro do Secretariado Nacional da Frente POLISARIO, Jatri Adduh, afirmou que o povo saharaui continuará a sua batalha libertadora contra a ocupação marroquina porque tem uma forte força estudantil empenhada na libertação da sua pátria.


O chefe do ramo político da POLISARIO no discurso de abertura do IV Congresso da União Nacional dos Estudantes Saharauis, afirmou que o estudante saharaui é um modelo de consciência, empenho e firmeza. Ele está na vanguarda em todos os campos.

Recordou que os estudantes saharauis foram os primeiros a deixar as suas carteiras para se juntarem à luta primeiro contra o colonialismo e depois contra a ocupação marroquina sob a liderança do seu guia, a Frente POLISARIO. Também saudou a notável incorporação voluntária do movimento estudantil nas fileiras do Exército de Libertação do Povo Saharaui, após o reinício da luta armada.

O dirigente saharaui saudou igualmente a luta do movimento estudantil e das massas saharauis nas zonas ocupadas do Sahara Ocidental.

O 4º Congresso da União Nacional dos Estudantes Saharauis (UESARIO), Congresso do mártir Bakar Lagdaf Abeih, iniciou os seus trabalhos na sexta-feira na Wilaya de Laayoune, sob o lema "Estudantes saharauis, "Soldados pela libertação e força pela edificação", com a presença de mais de 400 estudantes saharauis, incluindo uma delegação das cidades ocupadas do Sahara Ocidental.

Delegações da Argélia, Cuba, África do Sul, África do Sul, Chile, Áustria assistiram ao congresso.

Nova posição do Senado dos EUA representa "vitória diplomática do povo saharaui"

 


Por Lehbib Abdelhay - Argel (ECS) – 06-08-2022 – Um novo golpe para Marrocos na questão do Sahara Ocidental. A Comissão de Dotações do Senado dos EUA tomou novas decisões que não favorecem Rabat nas suas pretensões expansionistas no Sahara Ocidental.

Para a Argélia, esta é "uma nova vitória diplomática para o povo saharaui" na sua luta por um referendo sobre a autodeterminação.

Segundo o periódico TSA, a Argélia manifestou sexta-feira 5 de Agosto, a sua satisfação com a posição da Comissão de Dotações do Senado dos EUA sobre o Sahara Ocidental. Para o enviado argelino para o Sahara Ocidental e o Magrebe, o embaixador Amar Belani, este comité varreu "com a palma da mão as pretensões expansionistas do Reino de Marrocos".

A nova posição do Senado dos EUA foi tomada durante a apresentação do projeto de lei sobre dotações para as operações estrangeiras do Departamento de Estado e programas relacionados.

Afastando-se ainda mais da posição expressa por Trump que concede ilegalmente a Marrocos a soberania sobre o Sahara Ocidental, o Senado norte-americano, pela segunda vez, aprovou um projeto de lei para o ano fiscal de 2023 no qual, segundo o mesmo, proíbe a utilização de parte do orçamento para construir ou operar um consulado nos territórios do Sahara Ocidental ocupados por Marrocos. Na sua proposta de orçamento, afirma mesmo que insta o Departamento de Estado a estabelecer um mecanismo de direitos humanos na missão da MINURSO, para além de atribuir apoio financeiro aos esforços diplomáticos para facilitar uma solução para o conflito do Sahara Ocidental, reafirmando a sua recusa em atribuir qualquer um destes fundos ao abrigo da lei actual ou anterior para apoiar a construção de um consulado dos EUA na cidade ocupada de Dakhla, e muito menos para subsidiar um tal projeto.

Para o embaixador argelino, a comissão de crédito do Parlamento americano "adere assim à jurisprudência do Tribunal de Justiça da União Europeia que se pronunciou sobre o carácter "separado e distinto" do território do Sahara Ocidental".

O Senado americano veta a abertura do consulado no Sahara Ocidental e pede um mecanismo de direitos humanos para a MINURSO.

No contexto da introdução da lei de dotações do Departamento de Estado norte-americano para as suas operações estrangeiras e programas relacionados, a Comissão de Dotações do Senado norte-americano abordou a questão do Sahara Ocidental de três ângulos muito importantes: jurídico, político e humanitário.

Em primeiro lugar, na exposição de motivos do projeto de lei de finanças, a comissão aborda separadamente a questão do Sahara Ocidental sem nunca mencionar o Reino de Marrocos ou que faz parte deste, em conformidade com a jurisprudência do Tribunal de Justiça da União Europeia, que reconheceu o carácter separado e distinto do território do Sahara Ocidental.

Subsequentemente, a comissão instou o Secretário de Estado Anthony Blinken a promover o estabelecimento de um mecanismo de monitorização e informação sobre os direitos humanos no âmbito da Missão das Nações Unidas para o referendo no Sahara Ocidental, conhecida como MINURSO.

A comissão recomendou que nenhum dos fundos apropriados ou disponibilizados pela lei orçamental de 2023 ou por leis anteriores pode ser utilizado para apoiar a construção ou o funcionamento de um consulado dos EUA no Sahara Ocidental, destruindo assim o sonho de Marrocos de um consulado americano no território saharaui que ocupa.

Finalmente, recomendou também a continuação de vários programas destinados a melhorar a educação, os cuidados de saúde, as oportunidades económicas e outras formas de assistência no Sahara Ocidental, exigindo ao Secretário de Estado que consulte a Comissão de Dotações sobre as utilizações previstas destes fundos.

Do lado saharaui ainda não houve qualquer reacção oficial, mas do lado argelino, o enviado especial para o Sahara Ocidental e o Magrebe do Ministério dos Negócios Estrangeiros, Ammar Belani, saudou a posição expressa pela Comissão de Dotações do Senado norte-americano, que mais uma vez rejeita as pretensões expansionistas do Reino de Marrocos sobre o território que mantem ocupado militarmente desde 1975.

quarta-feira, 3 de agosto de 2022

Marrocos: RSF e HRW denunciam repressão contra jornalistas

 


Por Jesús Cabaleiro Larrán – Periodistas en Español - 01/08/2022

Reporteros Sin Fronteras (RSF) apelou à libertação de três jornalistas marroquinos presos, coincidindo com o aniversário do 23º ano no poder do Rei de Marrocos, Mohamed VI.

A organização recordou que os três jornalistas estão na prisão pelo seu trabalho "independente e crítico" que desagradam às autoridades.

O representante de RSF no Norte de África, Khaled Drareni, denunciou o regresso "aos anos de chumbo em Marrocos como preocupante e inaceitável".

Citam o caso emblemático de Souleiman Raissouni, editor-chefe do agora extinto diário Akhbar Al-Yaoum (News Today) e particularmente crítico nos seus artigos, que cumpre uma pena de prisão de cinco anos pelo crime de "agressão ao pudor e detenção contra a sua vontade" de um jovem homossexual marroquino em 2018, depois de a vítima, Adel A., se ter mantido em silêncio durante dois anos e ter decidido apresentar queixa algum tempo mais tarde.

O julgamento, cheio de irregularidades, está pendente de recurso. Raissouni encetou greves de fome na prisão. Entretanto, foi transferido para outra prisão, Ain Borja, em Maio, onde os seus documentos e livros foram destruídos e ele foi colocado na solitária.

Vale também a pena recordar o jornalista investigador do website LeDesk, Omar Radi, condenado a seis anos de prisão por violação e espionagem, ambos também infundados, de acordo com as ONG que têm estado a acompanhar o caso em pormenor.

Radi foi altamente crítico do regime, revelando casos de corrupção entre "funcionários do Estado", como o que envolveu o antigo embaixador em Espanha, irmão da sua sucessora, Karima Fadel Benyaich, tendo sido mesmo espiado pelo regime através do famoso programa de espionagem Pegasus do Grupo israelita NSA.

Omar Radi foi também transferido da prisão de Ain Sba, em Casablanca, onde cumpria a sua pena, para a prisão de Tiflet-2, a 150 quilómetros de distância da sua casa.

Um terceiro caso é o de Taoufik Bouachrine, cuja pena de quinze anos por violação e tráfico de seres humanos, proferida em 2018, foi confirmada em 2021. Bouachrine nega estas acusações e culpa-os das caricaturas que publicou em 2009 da família real e da bandeira marroquina, pelas quais foi processado, bem como dos artigos críticos publicados em 2015 e 2018.

Outros jornalistas também tiveram problemas face a um regime que não tolera quaisquer meios de comunicação livres e independentes. Hanane Bakour é uma jornalista que foi convocada para o tribunal a 27 de Junho após o RNI (Agrupamento Nacional de Independentes), o partido do Primeiro-Ministro Aziz Ajannouch, ter apresentado uma queixa contra ela por um 'post' numa rede social.

A jornalista utiliza redes sociais para denunciar regularmente as decisões económicas tomadas pelo executivo, e multiplica as 'posts' contra o atual chefe do governo que acusa de tomar medidas anti-sociais. A RSF reagiu denunciando um caso inaceitável de intimidação judicial por parte do governo contra um jornalista.

Marrocos ocupa o 135º lugar no índice de liberdade de imprensa mundial dos Repórteres Sem Fronteiras de 2022, num total de 180 países.

Esta denúncia de RSF coincide com a feita há alguns dias pela ONG Human Rights Watch (HRW), que também recorda os três jornalistas presos, bem como as campanhas de difamação nos meios de comunicação social, vigilância vídeo ou eletrónica, condenações por crimes como violação, intimidação de testemunhas, violência física e ameaças a familiares, as seis "táticas" utilizadas por Marrocos para silenciar os dissidentes.

HRW analisou oito casos de assédio a dissidentes e mais vinte e duas pessoas a eles associadas, e apresentou o relatório “De uma maneira ou de outra eles vão-te apanhar: cartilha do Marrocos para esmagar a dissidência”, publicado após dois anos de investigação e recolhendo noventa testemunhos dentro e fora de Marrocos.

terça-feira, 2 de agosto de 2022

Marrocos: ‘Manual’ para mascarar o agravamento da repressão - O relatório da HRW


Vigilância, campanhas de difamação, intimidação, prisão após julgamento injusto


As autoridades marroquinas estão usando táticas indiretas e dissimuladas para silenciar ativistas e jornalistas críticos, disse a Human Rights Watch em relatório publicado no dia 28 de julho. As medidas visam preservar a imagem de Marrocos como um país “moderado” e respeitador dos direitos, enquanto se torna cada vez mais repressivo.

No relatório de 129 páginas, “De uma maneira ou de outra eles vão-te apanhar: cartilha do Marrocos para esmagar a dissidência” (“They’ll Get You No Matter What: Morocco’s Playbook to Crush Dissent”), a Human Rights Watch documenta uma série de táticas que, quando usadas juntas, formam um ecossistema de repressão, visando não apenas amordaçar vozes dissidentes, mas assustar todos os potenciais críticos. As táticas incluem julgamentos injustos e longas penas de prisão por acusações criminais sem fundamento, campanhas de assédio e difamação na media alinhada ao Estado e visando parentes de dissidentes. Os críticos do Estado também foram submetidos a vigilância por vídeo e digital e, em alguns casos, a intimidação física e agressão que a polícia não investigou adequadamente.

“As autoridades usam uma cartilha de táticas dissimuladas para reprimir os dissidentes enquanto se esforçam para manter intacta a imagem do Marrocos como um país que respeita os direitos”, disse Lama Fakih, diretor do Oriente Médio e Norte da África da Human Rights Watch. “A comunidade internacional deve abrir os olhos, ver a repressão como ela é e exigir que ela pare.”

A Human Rights Watch documentou 8 casos de repressão multifacetada, envolvendo 12 julgamentos e múltiplos alvos associados. Para isso, entrevistou 89 pessoas dentro e fora de Marrocos, incluindo pessoas submetidas a assédio policial ou judicial, seus familiares e amigos próximos, defensores de direitos humanos, ativistas sociais e políticos, advogados, jornalistas e testemunhas de julgamento. A Human Rights Watch também participou em 19 sessões de julgamento de vários dissidentes em Casablanca e Rabat, analisou centenas de páginas de arquivos de casos judiciais e outros documentos oficiais e monitorou de perto a media alinhada ao Estado ao longo de mais de dois anos.

Desde que o rei Mohamed VI ascendeu ao trono de Marrocos em 1999, a Human Rights Watch documentou dezenas de condenações de jornalistas e ativistas por acusações relacionadas a discursos, em violação de seu direito à liberdade de expressão. Tais atos continuam. Porém, as autoridades refinaram uma abordagem diferente para críticos proeminentes, processando-os por crimes não verbais, como lavagem de dinheiro, espionagem, estupro e agressão sexual e até tráfico de pessoas. (HRW website).


Relatório em Inglês, Francês e Árabe


domingo, 31 de julho de 2022

Tindouf: Argélia arranca com a extração da mina de ferro de Gara Djebilet, uma das maiores do mundo



A mina, situada a escassas dezenas de quilómetros dos acampamentos saharauis em Tindouf, tem reservas de  mais de 3,5 mil milhões de toneladas de minério.

Argélia inaugurou na província de Tindouf a mina de ferro de Gâra Djebilet, uma das maiores do mundo. O campo de extração de minério localiza-se a cerca de 35 km do campo de refugiados saharauis de Dakhla.

A mina Gara Djebilet, localizada na província de Tindouf, no sudoeste da Argélia, é uma das mais importantes reservas de minério de ferro do mundo. Descoberta em 1952, constitui uma reserva estimada em mais de 1,5 mil milhões de toneladas com uma riqueza mineral muito elevada (teor de ferro superior a 50%).

Uma declaração do Ministério da Energia e Minas da Argélia indicou que o Ministro Mohamed Arkab deu instruções para a abertura imediata da Mina de Ferro. "A mina de ferro de Gâra Djebilet contém reservas estimadas em mais 3 mil milhões de toneladas. Também é fácil de utilizar porque tem depósitos à superfície que permitirão satisfazer a procura do mercado interno e exportar o excedente", diz Arkab na sua declaração.

Sublinhando que a mina passará por várias fases entre 2022 e 2040, Arkab diz que 2 a 3 milhões de toneladas de minério de ferro da mina serão transportadas por via rodoviária até que a linha férrea entre a província de Bashar e a província de Tindouf esteja construída. Arkab disse que com a conclusão da linha férrea em 2026, a mina poderá ser utilizada em toda a sua capacidade e 40 a 50 milhões de toneladas de minério de ferro poderão ser extraídas anualmente.

A FERAAL (empresa nacional de ferro e aço da Argélia) chegou a um acordo com a empresa chinesa SINOSTEEL Equipment & Engineering Co. Ltd para a realização do pré-estudo e estudo de viabilidade de investimento para a exploração do depósito de minério de ferro de Gara Djebilet. O projeto inclui não só a conceção da instalação de processamento, mas também todas as infraestruturas necessárias para o transporte de material e produtos e para o abastecimento de água e energia, tendo em conta a localização remota e isolada da mina.

A valorização deste minério de ferro é simultaneamente estratégica e um desafio, e este projecto permitirá à Argélia posicionar-se como líder à escala continental, estabelecendo uma plataforma de produção de dimensão internacional. Um dos principais desafios técnicos deste projeto é reduzir o teor de fósforo (de 0,8% para 0,1%) no minério de ferro. A localização do local e o afastamento de qualquer meio de transporte representam um grande desafio à rentabilidade, que uma nova linha ferroviária procurará ultrapassar.

A SINOSTEEL contratou a IDOM para realizar uma grande parte do pré-estudo e estudo de viabilidade para este importante projeto. O âmbito inclui os estudos de infraestruturas (linha ferroviária, terminal portuário e transporte rodoviário), o fornecimento de serviços públicos (gás natural e água), a avaliação ambiental, a análise de mercado, e o modelo económico-financeiro do projeto.

Até agora, três empresas chinesas estão a trabalhar no projeto de extração de minério de ferro Gara Djebilet, uma das maiores minas de minério de ferro do mundo com reservas estimadas em mais de 3 mil milhões de toneladas, com um investimento inicial de 2 mil milhões de dólares.

O investimento inclui a construção de vários projetos, tais como o transporte do minério de ferro a minerar para portos nas províncias do norte de Orão e Mustaganem, e a sua ligação à ferrovia para conversão em aço.




Em Março último, os governos argelino e de Pequim concordaram em investir 7 mil milhões de dólares em investimentos complexos de empresas chinesas em projetos relacionados com a produção de fertilizantes em minas no leste da Argélia, e em produzir 5,4 milhões de toneladas de fertilizantes.

Estes projetos farão de Pequim o maior parceiro de investimento da Argélia no setor mineiro, para além dos cerca de 10 mil milhões de dólares de investimento chinês feitos no país desde 2010.

sábado, 30 de julho de 2022

Guerra no Sahara Ocidental: de 08 a 29 de julho de 2022

 

Desde o dia 08 de julho até ao dia de ontem, 29 de julho, os combates prosseguiram no teatro de guerra do Sahara Ocidental (mais informação ver “WESTERN SAHARA WAR ARCHIVE” [https://www.westernsahara-wa.com/] elaborado pelo Centro de Estudos Africanos da Universidade do Porto.

Destaque para os intentos ataques contra os Postos de Observação das forças de ocupação marroquinas nºs 81, 181 e 191, todos na região de Mahbes.



Nestes últimos 22 dias tiveram lugar um total de 45 ataques de artilharia, obuses e foguetes contra o dispositivo militar das Forças Armadas Reais marroquinas de ocupação ao longo do muro. Destes, 33 ocorreram na zona de Oued Draa (nordeste do Sahara Ocidental - 30 na região de Mahbes e 03 na região de Farsia); 06 ataques na zona de Saguia El Hamra (norte/centro do SO), sendo 04 na região Houza e 02 na região de Guleta Zemmour; por último 06 do total de ataques tiveram lugar na  zona sul do SO, Rio de Oro, dos quais 03 na região de Oum Dreiga e 03 na região de Auserd.

Fontes: SPS, WSWA

 

Paulo Freire y la Pedagogía Refugiada. Construcción de una Educación Liberadora en el Sahara Occidental


Escola nos acampamentos de refugiados saharauis

José Antonio Monje (1)


Resumen:

El presente artículo nos muestra en detalle el modelo educativo saharaui, construido en los campamentos de refugiados instalados en Tindouf (Argelia) desde 1976, año en el cual se proclamó la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Dicho modelo se encuentra profundamente inspirado en las lecciones aprendidas de la experiencia de colonialismo, guerra, genocidio, ocupación, exilio y refugio padecido por su pueblo, analizada a la luz del pensamiento crítico de autores como Franz Fanon o Paulo Freire. La construcción cotidiana de su historia, la problematización de su realidad presente y su lucha liberadora, junto con el propio contexto de descolonización, todavía pendiente en este territorio africano, se han convertido desde aquellos años, al mismo tiempo, en un auténtico eje estructural de identidad, una reivindicación histórica, una carta de presentación al mundo y en la marca distintiva de la “pedagogía refugiada saharaui”.


Palabras-clave: Sistema Educativo; Sahara Occidental; Paulo Freire; Pedagogía; Refugiados.


Resumo:

Este artigo mostra-nos em detalhe o modelo educativo saharaui, construído nos campos de refugiados instalados em Tindouf (Argélia) desde 1976, ano em que foi proclamada a República Árabe Saharaui Democrática (RASD). Esse modelo é profundamente inspirado nas lições aprendidas com a experiência de colonialismo, guerra, genocídio, ocupação, exílio e refúgio sofridas por seu povo, analisadas a partir da perspectiva crítica de autores como Franz Fanon ou Paulo Freire. A construção cotidiana da sua história, a problematização da sua realidade presente e a sua luta de libertação, juntamente com o próprio contexto de descolonização, ainda pendente neste território africano, tornaram-se desde esses anos, ao mesmo tempo, um autêntico eixo estrutural de identidade , uma reivindicação histórica, uma carta de apresentação ao mundo e na marca distintiva da “pedagogia dos refugiados saharauis”.


Palavras-chave: Sistema Educativo; Sahara Ocidental; Paulo Freire; Pedagogia; Refugiados.


Abstract:

This article shows us in detail the Saharawi educational model, built in the refugee camps installed in Tindouf (Algeria) since 1976, the year in which the Saharawi Arab Democratic Republic (SADR) was proclaimed. This model is deeply inspired by the lessons learned from the experience of colonialism, war, genocide, occupation, exile and refuge suffered by its people, analyzed from the critical perspective of authors such as Franz Fanon or Paulo Freire. The daily construction of its history, the problematization of its present reality and its liberation struggle, together with the context of decolonization itself, still pending in this African territory, have become since those years, at the same time, an authentic structural axis of identity, a historical claim, a letter of introduction to the world and in the distinctive mark of the “Saharawi refugee pedagogy”.


Keywords: Educational System; Western Sahara; Paulo Freire; Pedagogy; Refugees.


1. Introducción

De acuerdo a datos de la UNESCO (2008)[2], la tasa de alfabetización de la RASD actualmente es 96%, encontrándose muy por encima de otros países del norte de África tales como Túnez, cuya tasa se encuentra en 77,7%, Marruecos, que ostenta un 70,1%, o Egipto, con un 66,4%. Esta particular condición ha despertado interés en torno a la propuesta pedagógica desarrollada por este país magrebí, liderada por el Frente Popular por la Liberación de Saguia el Hamra y Río de Oro (Polisario) (ACNUR, 2011). Esta innovadora propuesta pedagógica es gestionada desde su sistema educativo nacional, fruto de un intenso trabajo concertado entre la sociedad civil saharaui y su gobierno, principalmente representado a través de su Ministerio de Educación y Formación Profesional.

¿Cuáles son los elementos clave constitutivos de la propuesta pedagógica saharaui?, ¿qué características principales la diferencian de otros sistemas educativos implementados en la región del Magreb?, ¿por qué es tan importante conocerla y difundirla? Estas serán algunas de las preguntas de partida que nos guiarán por la historia, el desarrollo y la idiosincrasia de uno de los modelos educativos más exitosos implementados en zonas de conflicto y post-conflicto.

Para entender mejor los logros alcanzados por este sistema y la importancia que tiene en el desarrollo de la población saharaui, en la primera parte del presente trabajo conoceremos los elementos básicos que conforman dicha estructura gubernamental y las metodologías más representativas de esta forma de hacer educación en el desierto del Sahara. Analizaremos también las implicancias pedagógicas del trabajo que desempeña el Frente Polisario en el país, su capacidad movilizadora y de generación de auténticas dinámicas identitarias en su població[3]. Posteriormente, veremos cuáles han sido las principales contribuciones ideológicas que han marcado dicha identidad, al igual que su praxis política y educativa, deteniéndonos especialmente aquellos aportes realizados por Paulo Freire y su Pedagogía del Oprimido.




2. El sistema educativo saharaui

Creado en el exilio, en plena Primera Guerra del Sahara Occidental (1975 – 1991) y en medio de la precariedad absoluta de los campamentos de refugiados en Tindouf, el sistema educativo saharaui tiene como objetivo principal brindar un mejor futuro para sus niños y niñas, fortaleciendo plenamente sus capacidades. Un pueblo consciente de sus potencialidades y limitaciones que consideraba (y sigue considerando), en concordancia con el enfoque del PNUD[4], que la educación y la salud son la base del desarrollo, los pilares fundamentales a partir de los cuales debe construirse su sociedad liberada.

Debido a las características del contexto y, sobre todo, al proceso histórico en el que se encontraba, el pueblo saharaui requería para su sistema educativo nacional de una estructura básica y funcional, que le permitiese alcanzar sus objetivos de la manera más eficiente posible. Por ello, crearon un ordenamiento estratificado simple, el mismo que va desde la formación inicial en las guarderías, pasando luego por la educación básica regular en primaria y secundaria, la educación especial, para finalizar con la formación profesional y enseñanza superior. En todas estas etapas, los servicios educativos se brindan de manera gratuita y con cobertura universal (Rivero, 2013; Tur, 2015; Vinagrero, 2019).

El sistema en construcción también debía reconocer adecuadamente el protagonismo de las mujeres en la sociedad saharaui. Como toda sociedad en conflicto armado, los roles tradicionales de género se ven seriamente alterados, debiendo asumir siempre las mujeres una carga adicional de responsabilidades ante la presencia masiva de varones jóvenes en el frente de batalla (Fiddian-Qasmiyeh, 2018). El sistema educativo, como el resto de sistemas de dicha sociedad, debe facilitar las condiciones para que esa nueva asignación de roles se produzca eficientemente, proporcionando todos los insumos y transfiriendo las capacidades necesarias para el desempeño de las tareas reasignadas. Este es la causa principal por la cual el sistema educativo saharaui debía preparar a las niñas y jóvenes mujeres de manera igualitaria, con las mismas oportunidades para que puedan asumir sin mayores dificultades cualquier tipo de roles con las competencias requeridas. En este sentido, constituye un importante ejemplo de búsqueda de equidad de género en la educación por parte de una sociedad que preconiza el respeto a los valores arabo-musulmanes y el servicio a la patria como exigencias prioritarias (Medina, 2016).

El gobierno de la RASD decide asumir el reto e inicia la construcción de un sistema sólido y abierto, en diálogo permanente con el mundo que lo rodea, especialmente con aquellos países geográfica e ideológicamente más cercanos y con los cuales existe un vínculo cultural y/o histórico significativo. Por esta razón, entre sus características más representativas, además de adoptar el árabe como idioma oficial, se considera al castellano como segunda lengua, obligatoria en el programa de enseñanza a partir del tercer año de primaria. De esta manera, los y las saharauis integraron el idioma principal de la Península como signo identitario fundamental, marcando una importante diferencia con el marcado entorno francófono, “descolonizándolo” y convirtiéndolo en un importante nexo cultural con España en particular y con el mundo iberoamericano en general (Candela, 2007).

La estructura piramidal adoptada por el sistema presenta un nivel central nacional, a cargo del Ministerio de Educación y Formación Profesional, organismo sectorial rector que cuenta con un conjunto de direcciones generales que resaltan la importancia estratégica de determinados aspectos técnicos y organizativos de la gestión pedagógica tales como Metodología, Orientación, Recursos Humanos, Enseñanza Técnica, Lenguas Extranjeras, Actividades Deportivas y Estudios en el Exterior. El segundo nivel de la estructura es el correspondiente a la gestión pedagógica para las wilayas, los Consejos Populares Regionales, finalizando con un nivel básico de gestión desde las dairas, los Consejos Populares Locales (Vinagrero, 2019).

Al plantearse como un sistema participativo y democrático, las dinámicas de organización sociopolítica y sus correspondientes espacios de intercambio facilitan que todas las autoridades pertenecientes a cada uno de los diferentes estamentos sean asequibles, de modo que la población pueda interactuar con ellas sin mayores barreras de acceso o disponibilidad. Sin embargo, al encontrarse las escuelas y las guarderías al interior de las dairas, éste es el nivel que resulta más cercano a las familias, en el cual interactúan permanentemente y coordinan su participación en la educación de sus hijos e hijas, como parte activa de la comunidad educativa.

Al llegar a los campamentos de Tindouf entre 1975 y 1976, el índice de analfabetismo de la población saharaui exiliada era aproximadamente del 90%, pudiendo alcanzar hasta el 96% en el caso de la población femenina (Fuente y Mariño, 2006). Ante tales circunstancias, se estructuró un sistema educativo capaz de revertir esos indicadores y de formar desde la base a las nuevas generaciones, mediante una adecuada alfabetización y focalización del proyecto educativo en los primeros años de vida. Por tal motivo, en 1984 se constituyen las primeras tarbías, escuelas de educación infantil ubicadas en el centro de las dairas. Estas escuelas acogen durante las mañanas a niños y niñas entre tres y cinco años de edad. Plantean un periodo educativo voluntario en sus dos primeros años, siendo el tercer año preparatorio para el ingreso a la educación primaria y por tanto de carácter obligatorio. Como propuesta pedagógica, en este nivel se combina la protección con la instrucción, asumiendo las educadoras el rol complementario al de las madres de sus alumnos y alumnas. Se trata de un primer acercamiento a la formación en autonomía, conocimiento de sí mismo e integración al espacio colectivo (Vinagrero, 2019).

La incorporación del alumnado desde tan tempranas edades rompió absolutamente con el esquema tradicional establecido por la sociedad saharaui, de naturaleza nómada, beduina arabo-bereber, exiliada y asentada precariamente en territorio argelino debido a la invasión de sus tierras, que se vio forzada a adoptar una dinámica socioeconómica diferente a la ancestralmente propia. Tal como comenta el antropólogo saharaui Bahia Awah (2011), originalmente la responsabilidad de la educación básica en esta sociedad recaía directamente en la familia, especialmente en la madre, transmitiéndose los conocimientos de generación en generación a través de las diferentes herramientas de la tradición oral y escrita. En este sentido, la literatura y poesía formaban parte de los instrumentos más eficaces para realizar dicha transferencia de saberes (Awah y Moya, 2015). Sin embargo, al hacerse sedentaria la población saharaui delega dicha responsabilidad pedagógica al Estado y a su sistema educativo, trayendo como consecuencia directa la progresiva disminución del protagonismo e importancia del espacio familiar como referente educativo principal (Rivero, 2013; Yern, 2015).

El sistema plantea la educación primaria como siguiente nivel de instrucción, el mismo que consta de seis cursos en total. Se incrementa el número de horas de clase y con ello los niveles de interacción entre el alumnado, facilitando la transición de la dinámica de socialización de los niños y niñas del ámbito familiar al comunitario. Al mismo tiempo, diversifican contenidos, cursando asignaturas de Geografía e Historia, Dibujo, Educación Islámica, Matemáticas, Educación Física, Lengua Árabe, Tecnología, Ciencias Naturales y Lengua Española. Todas las materias de imparten en hassanía[5], siguiendo la secuencia de la educación argelina, a excepción de Lengua Española. Por esta condición, en este nivel de instrucción se inicia la presentación de complicaciones técnicas pues el sistema argelino proporciona los principales contenidos para las materias genéricas, pero en el caso de cursos como Geografía e Historia se deben llevar a cabo adaptaciones casi integrales a la realidad saharaui, en medio de las condiciones de grave carestía antes descritas (Vinagrero, 2019).

La elaboración de los contenidos curriculares para estas dos materias estratégicas brinda la oportunidad precisa para introducir el ejercicio del análisis contextual y la concepción de la integridad territorial nacional. Todos los lugares en los campamentos, las dairas y wilayas, así como los centros comunitarios más representativos, llevan nombres de lugares originales en el actual territorio ocupado. De esta forma, las cinco wilayas que conforman los campamentos en TIndouf se denominan Smara (la ciudad sagrada saharaui), Ausserd, Bojador, Dajla y Aaiún, la capital ocupada de la RASD. De igual manera, centros como el “27 de Febrero”, día de la proclamación de la RASD (1976), o el 12 de Octubre, día de la Unidad Nacional Saharaui, hacen referencia directa a hitos clave de la historia de este pueblo. En el calendario oficial de festividades nacionales, esta última fecha conmemora el anuncio que un grupo de líderes saharauis hicieran en 1975, en la región de Ain Bentili, a los principios del Frente Polisario, con la finalidad de alcanzar la independencia y defender la integridad territorial ante la inminente invasión marroquí del territorio patrio. Resulta doblemente significativa debido también a su fuerte carga simbólica y de denuncia directa pues ese mismo día España celebra su Fiesta Nacional.

La cooperación internacional interviene a lo largo de toda la formación y consolidación del sistema educativo. En un primer momento principalmente bajo la modalidad de voluntariado, con comités de solidaridad y asociaciones de amigos del pueblo saharaui para pasar progresivamente por un proceso de oficialización de la ayuda, posibilitando la intervención de instancias estatales de gobierno, lo que significa en términos prácticos el envío de más recursos económicos, materiales, equipos y asistencia técnica especializada (Jiménez 2015).

Existe suficiente número de madrasas para satisfacer la demanda estudiantil primaria, aunque las condiciones de la infraestructura, materiales y equipos no son las más adecuadas, al igual que ocurre con el resto de establecimientos en todos los niveles de instrucción. Al haber sido construidas también en los años ochenta, presentan serias limitaciones y natural deterioro. Requiere de particular atención la condición de oscuridad de las aulas en la que se desarrollan las clases, en un intento por evitar la entrada de sol o arena ante la ausencia de ventanas adecuadamente acondicionadas y de electricidad. Dicha condición, como es de esperarse, viene afectando seriamente tanto la visión como la motivación del alumnado (Vinagrero, 2019).

En general, la lucha permanente contra las inclemencias de la hamada es otro de los rasgos característicos en este contexto de resistencia. Una de las dificultades más desafiantes de los centros educativos, especialmente aquellos que se encuentran más alejados de los centros de concentración poblacional, es la persistente acumulación de arena, efecto de los constantes sirocos (quibli) en la zona. Dicha concentración de este material origina serios bloqueos en el acceso, dificultad en la movilidad, deterior de los materiales y equipos, entre otras graves consecuencias (OXFAM, 2015).

En septiembre del 2011 la propuesta educativa conjunta saharaui dio un salto cualitativo muy importante al inaugurarse en la wilaya de Smara la Escuela Secundaria Básica Simón Bolívar. Hasta ese momento, los y las adolescentes saharauis habían contado con reducidas posibilidades de acceder a la educación secundaria y en su mayoría debían trasladarse a Argelia, Cuba o, en última instancia, a España para seguir dichos estudios y luego poder completar su formación con alguna carrera universitaria. Pero desde aquel año, se brinda en la RASD una sólida oferta de educación secundaria propia, adaptada a la realidad local y regional, que va del séptimo al décimo curso de educación básica regular e incluye asignaturas como Lengua y Literatura Árabe, Historia, Geografía, Educación Islámica, Lengua y Literatura Española, Matemáticas, Física, Química, Biología, Educación Laboral, Educación Física, Informática, Ciencias Naturales y Educación Artística (Aranda, Arias y González, 2012).



A excepción del caso argelino, la continuidad de los estudios secundarios en Cuba o España significa inevitablemente para la adolescencia y juventud saharaui una fuerte ruptura cultural, la misma que es muy difícil de afrontar en la mayor parte de casos, considerando que se realiza justo en la época trascendental del crecimiento donde ocurren importantes cambios físicos y mentales (Monje, 2012). Por esta razón, no eran pocas las familias que ponían muchas dificultades para que sus hijos e hijas pudiesen continuar con su formación académica. Esta situación se presentaba (y se sigue presentando) especialmente en el caso de las familias con tradición musulmana más arraigada, las mismas que ven un grave riesgo de perder costumbres y prácticas propias del islam en la salida de sus hijas al extranjero, sobre todo si se trata de países no practicantes (García, Ahmed Salem, Fernández y González, 2009).

Aunque los modelos clásicos de cooperación internacional suelen usarse en el sustento de gran parte del sistema educativo y, en general, del funcionamiento del Estado saharaui, la escuela Simón Bolívar es fruto de un novedoso modelo de cooperación triangular, integrada por Cuba, Venezuela y la RASD. La tecnología pedagógica y los profesionales especializados son aportados por la mayor de las Antillas, junto con la asesoría y supervisión de las obras de infraestructura, mientras que la financiación de la obra es una donación del pueblo bolivariano, ascendiendo dicha financiación en su etapa inicial a un millón de dólares americanos. Por su parte, la RASD también contribuye con una proporción mayoritaria de docentes, casi todos cubarauis[6] profesionales de carreras universitarias relacionadas con las materias del programa y formados pedagógicamente para el desempeño de la labor docente en los propios campamentos (Monje, 2012).

La cobertura inicial del proyecto educativo (2011) fue de 360 alumnos y alumnas, logrando expandirse hasta lograr la participación de 700 estudiantes en total, en régimen de internado y semi-internado, con la posibilidad de usar las instalaciones del comedor estudiantil y dormir en la jaima familiar para el alumnado cuyas familias residan más cerca de la escuela. El plan de estudios propuesto es multilingüe, incluyendo materias en árabe y castellano. También se imparten clases de inglés y francés.

Es importante anotar que las facilidades que brinda la escuela Simón Bolívar contrastan con las ausentes en los territorios liberados[7] donde sólo existe la posibilidad de formarse en el nivel primario, encontrándose diversas escuelas dispersas de este nivel, obedeciendo a la dinámica poblacional en el lugar.

En el caso de la formación profesional, la presencia de la cooperación internacional es mucho más marcada, apuntando todas las iniciativas a brindar una oportunidad de empleo a los y las jóvenes instalados en los campamentos de Tindouf que no lograron acceder a la educación secundaria o que no consiguieron culminarla. Uno de los primeros centros lleva el nombre del primer presidente de la RASD y mártir de la patria, El Uali Mustafa Sayed. Allí se imparten cursos de motores de automóviles, chapa y pintura, carpintería, administración, electricidad del automóvil, electricidad industrial y soldaduras. Le sigue en antigüedad el Gazuani, con capacidad para setenta alumnos en régimen de internado. En este centro se recibe formación técnica en electricidad, electrónica, informática básica y montaje de ordenadores.

Para continuar los estudios superiores en algún centro universitario, en su gran mayoría los y las saharauis deben recurrir a alguno de los países que solidariamente conceden becas en sus centros. La elección de las profesiones a seguir inicialmente solía estar en función de las necesidades futuras del Estado saharaui, una vez desplegado en su propio territorio. Sin embargo, la situación de larga espera del cumplimiento de la normativa internacional está resultando mucho más prolongada de lo calculado inicialmente, razón por la cual las nuevas generaciones de jóvenes eligen actualmente aquellas profesiones que les den más oportunidades laborales individuales en el corto plazo.

También debemos añadir que, debido a la profundización de la crisis económica mundial, en los últimos diez años el número de becas otorgadas por países amigos como Argelia, Cuba y Venezuela se ha reducido considerablemente, sumado a la supresión de dichas becas por parte de Libia desde la caída del gobierno del coronel Gadafi.

Desde la propia RASD, la Universidad de Tifariti abre las posibilidades de generar y gestionar conocimiento científico, con una perspectiva pedagógica creativa y crítica, ofreciendo además una alternativa de profesionalización a través de cuatro titulaciones (Enfermería, Magisterio, Informática y Periodismo) a los y las jóvenes saharauis residentes en los campamentos de Tindouf. Fundada el año 2012, constituye un auténtico símbolo de liberación e identidad nacional pues desde un primer momento de su concepción se presentó como un proyecto autónomo, gestado en la Conferencia Internacional para la Reconstrucción y Urbanización de los Territorios Liberados celebrada el año 2009 en la ciudad de Tifariti, donde se planteó como objetivo central formar un centro saharaui de enseñanza superior en territorios nacionales. Actualmente, este baluarte político y educativo sigue recibiendo el apoyo solidario de universidades europeas, africanas y latinoamericanas.

En términos generales, hay pocos incentivos para que la juventud de los territorios liberados o de los campamentos curse estudios superiores pues no existe suficiente oferta de empleos cualificados en dichos territorios ni escalas remunerativas acordes con el coste de vida en el lugar. Esta situación de precariedad laboral y alta tasa de desempleo obliga a los y las jóvenes a pensar en dedicarse directamente a la generación de ingresos una vez terminada la educación secundaria e incluso muchas veces finalizando tan sólo la primaria o, en su defecto, a migrar hacia Europa u otros países de la región (como Mauritania o Argelia) en búsqueda de mejores oportunidades laborales y de desarrollo personal (Vilches y Esparza, 2017).


3. Presencia de Freire en las aulas de la hamada

Una vez revisada la estructura básica y las condiciones de desarrollo que presenta el sistema educativo saharaui, analizaremos desde una perspectiva crítica algunos aspectos de su dinámica interna, enfatizando en aquellos contenidos y prácticas pedagógicas estratégicas que guarden relación directa con los aportes de Paulo Freire. El objetivo será constatar el grado de aplicabilidad que presentan dichos aportes en el contexto específico de la RASD.


3.1 Lectura intercultural del entorno

Una de las invitaciones más potentes de Freire es aquella que nos incita a aprender a leer el contexto, captar sus particularidades, oportunidades y desafíos, incluso antes que la propia palabra. “La lectura del mundo precede a la lectura de la palabra, de ahí que la posterior lectura de ésta no pueda prescindir de la continuidad de la lectura de aquél. Lenguaje y realidad se vinculan dinámicamente. La comprensión del texto a ser alcanzada por su lectura crítica implica la percepción de relaciones entre el texto y el contexto” (Freire, 1991). En concordancia con este planteamiento, la propuesta pedagógica saharaui se crea y desarrolla “desde una comprensión crítica de la realidad”, descubriendo “la razón de ser de los hechos” y desmitificando “las falsas interpretaciones de éstos” (Freire, 2011). Dicha propuesta se va construyendo a través del intercambio permanente con la complejidad de su entorno, adoptando cada uno de los componentes estructurales encontrados en su contexto.

Son muchas las aristas que componen la compleja realidad saharaui. Sin embargo, tal vez uno de sus componentes transversales más característicos y que, al mismo tiempo, encierra una riqueza material e inmaterial invaluable, sea su amplia diversidad cultural. En consecuencia, tal como hemos visto anteriormente, su sistema educativo, fiel reflejo de la variada composición demográfica del país, es eminentemente multicultural. Ha logrado integrar tanto sus tres principales esencias identitarias (árabe, bereber y africana) en un conjunto armónico y dinámico, como también aquellos componentes externos, ligados a la experiencia educativa de una considerable proporción de su población, que hoy igualmente forman parte de esta multifacética identidad colectiva. De esta forma, lo latino (cubano específicamente) y lo ibérico, gracias al intercambio educativo prolongado, actualmente constituyen una posible arista adicional de lo que significa ser saharaui. Es en este sentido precisamente que el pueblo saharaui ha logrado la descolonización de lo que inicialmente se presentó como una imposición de la metrópoli, “quitándole por una decisión radical su heterogeneidad” y convirtiéndola en un elemento propio de una identidad cultural en construcción. Desde esta perspectiva, la cultura saharaui puede quedar definida como aquel “conjunto de esfuerzos hechos por el pueblo en el plano del pensamiento para describir, justificar y cantar la acción a través de la cual el pueblo se ha construido y mantenido” (Fanon, 1983).

El problema del uso de la lengua colonizadora no es una cuestión menor. Freire destaca la importancia que tiene asumir los elementos culturales propios para garantizar un pensamiento autónomo y una praxis consecuente, advirtiendo que el uso del idioma colonial como principal instrumento de alfabetización, y de educación en general, puede enajenar a los usuarios, “desafricanizándolos” y haciéndolos repetir dinámicas coloniales entre los propios colonizados, atrapados en un extraño “biculturalismo” (Freire, 2011). El uso del castellano como segunda lengua oficial en la RASD, después del árabe, se encuentra exento de este problema si consideramos que no se trata del instrumento principal de alfabetización ni de educación inicial (la misma que se realiza siempre en lengua materna) y que, al mismo tiempo, todos los contenidos pedagógicos han sido adaptados previamente y “descolonizados”.

Como expresión de esta dinámica intercultural liberadora, se dan permanentemente intercambios en los distintos niveles del sistema educativo saharaui. Existen diversos hermanamientos entre escuelas primarias de los campamentos de Tindouf con un gran número de escuelas afines en países de Europa, América Latina y África. Al mismo tiempo, como lo señalábamos antes, aunque se ha reducido significativamente su cantidad, se mantienen algunos programas de becas para estudios secundarios y universitarios con países como Argelia, Cuba y Venezuela.

Este elemento creativo externo incorporado a la cultura tradicional saharaui funciona como un adaptable complemento. En ningún caso se trata de un sustituto o de un elemento principal distorsionador, ni en la propuesta cultural en general, ni en la pedagógica en específico. De esta forma, la literatura saharaui contemporánea, el arte, el cine e incluso la ciencia producida en la RASD, usa el castellano como idioma vehicular, el mismo que facilita el acceso a circuitos culturales y contextos de aprendizaje donde el resto de pueblos árabes no tienen presencia significativa (Rosania y Rodríguez, 2019).

La multiculturalidad de la propuesta pedagógica saharaui no es simplemente anecdótica o circunstancial, sino profundamente militante. Se presenta en un contexto de descolonización y formación del pensamiento crítico. Está inmersa en los propios procesos de liberación, históricos y vigentes, desarrollados por la población saharaui, desde su niñez hasta su juventud, nutriéndose permanentemente de internacionalismo solidario. La plena conciencia de su identidad poliédrica ha llevado a “los hijos e hijas de las nubes” (Caratini, 2008) a desarrollar una auténtica labor de sensibilización y testimonio, junto con una lucha nacional de liberación, que ha convocado una amplia y diversa red de apoyo internacional. Esta es la razón fundamental por la cual la causa saharaui ha logrado hacerse visible en una gran diversidad de países y contextos. La experiencia pedagógica y lúdica de la niñez participante del denominado programa “Vacaciones en Paz” o la desarrollada por el profesorado cubano en la secundaria Simón Bolívar es sólo una muestra de dicha condición.



Por tratarse de una educación protagónica y liberadora, el alumnado es consciente de su situación de manera permanente, a través de un profundo análisis crítico de la realidad, de un “pensar la práctica”. Los y las estudiantes saharauis no sólo estudian su entorno y definen claramente sus respectivos niveles de protagonismo de acuerdo a sus edades y circunstancia, sino que, al mismo tiempo, dicho entorno se convierte en agente referente de incidencia (“concientización individual y colectiva”) (Freire, 1974). Esta acción de incidencia es desarrollada en las más variadas circunstancias como veremos a continuación.

El sistema educativo saharaui ha logrado implementar y distribuir contenidos pedagógicos en todos y cada uno de sus espacios temporales de intervención, integrando la pedagogía liberadora a la vida cotidiana, incluso en aquellos espacios en los que no se esperaría comúnmente encontrar actividad pedagógica propiamente dicha, como puede ser el caso de las vacaciones escolares. Y es que, a través de programas de intercambio internacional como “Vacaciones en Paz”, el alumnado saharaui emprende una poderosa experiencia participativa de aprendizaje, retroalimentación, sensibilización y mejora de sus condiciones de vida en general (IECAH, 2008).

Esta forma de experimentar la multiculturalidad y el internacionalismo militante ha posibilitado que los niños y niñas saharauis se conviertan en legítimos embajadores y agentes efectivos de incidencia política ante autoridades locales y sociedad civil, consolidando el respaldo, simpatía y solidaridad que la causa saharaui tiene entre la ciudadanía de los países de acogida del programa. Se trata de un auténtico y efectivo ejercicio de diplomacia blanda que busca desencadenar “acciones políticas al lado de los oprimidos” (Freire, 1974), desde su experiencia.

De esta forma, la infancia saharaui, componente estratégico de esta lucha, cumple un rol pedagógico fundamental. Nos enseña mucho de su vida, de su cultura, de su historia y de sus sueños. Y es que, tal como afirmaba Freire, “los cañones solos no hacen la guerra… ésta se resuelve cuando, en su proceso, la debilidad de los oprimidos se hace fuerza, una fuerza capaz de transformar en debilidad la fuerza de los opresores” (Freire, 2011).

También es cierto que, más allá de las evidentes ventajas que pueda proporcionar la experiencia de “Vacaciones en Paz”, tanto para los niños y niñas participantes como para el propio gobierno de la RASD, es imposible negar algunos efectos negativos que acompañan la experiencia. El principal de ellos tal vez sea el choque cultural que se produce en menores de tan corta edad, quienes al principio no entienden exactamente lo que está ocurriendo y por qué existen tan marcadas diferencias entre los pueblos. Progresivamente y con una adecuada orientación, dicho impacto psicológico se va convirtiendo en toma de conciencia de las causas de esas diferencias y en necesidad de hacer algo para cambiar la situación de injusticia (IECAH, 2008). De esta forma, este programa presenta múltiples aristas pedagógicas en su esencia, logrando sensibilizar a cada uno de sus participantes, tanto españoles como saharauis, de distintas maneras y con diversificadas consecuencias.


3.2 Denuncia y Anuncio

Debemos partir del principio que toda guerra de liberación, tal como la que protagonizó el Frente Polisario en su lucha contra España primero y luego contra Marruecos y Mauritania durante la Primera Guerra del Sahara Occidental, “es un hecho cultural y un factor de cultura” (Freire, 2011). Por tal motivo, el proceso de dominación colonialista tiene la necesidad de seguir sometiendo al dominado, política, económica, socialmente y, también, culturalmente. En este sentido, la invasión masiva y permanente de colonos y soldados desde la Marcha Verde[8], la imposición de la tradición marroquí en territorio saharaui ocupado, la asimilación al sistema pedagógico marroquí junto con el uso del francés y la prohibición del hasanía, la permanente represión y violación de los derechos fundamentales de la población saharaui en los territorios comprendidos dentro del muro, entre otras muchas medidas, son evidentes expresiones de esta necesidad permanente de subordinación.

Asimismo, el cerco mediático impuesto por Marruecos desde inicios del conflicto, junto con el resultante ambiente de desinformación direccionada, sigue vigente y es apoyado por sus países aliados (Francia, USA e Israel, principalmente), los mismos que, a diferencia de lo que algunos analistas de geopolítica opinan, siempre mantuvieron sus alianzas estratégicas iniciales (Boukhari, 2004). En este bloqueo informativo globalizado participan diversos actores: reconocidos medios de comunicación masiva, empresas transnacionales, embajadas y parlamentos de países europeos y norteamericanos, prestigiosas universidades, ONGDs y Think Thank, entre otros. Realizan un minucioso trabajo, lento y progresivo, muchas veces inicialmente imperceptible, promoviendo la construcción de una matriz opaca de opinión. El impacto más dañino y, al mismo tiempo, más exitoso de esta intensa actividad es el contundente ocultamiento. De esta forma, consiguen no sólo invisibilizar la coyuntura del conflicto, como actualmente se viene haciendo en Europa y Norteamérica en general, sino también logran desaparecer totalmente al adversario mismo y, con él, a todo el posible contexto problemático, en términos estructurales. Es decir, no sólo se oculta la guerra. También se intenta esconder todo un pueblo que lucha, “deshumanizarlo”, privarlo de su propia identidad, intentando pasar a la RASD a la “zona del no ser” (Fanon, 1983).

El reino de Marruecos recurre permanentemente a la estrategia de la negación, a través de la cual intenta suprimir totalmente una parte de la realidad que le resulta incómoda o adversa a sus intereses nacionales. Esta estratagema, desde hace algunas décadas y a pesar de los esfuerzos del pueblo saharaui y sus instituciones, viene presentando significativos resultados positivos para el régimen alauí. Sólo hace falta constatar cómo, incluso en algunos países donde el Frente Polisario tiene reconocimiento oficial y un importante apoyo ideológico desde las propias instancias gubernamentales (tal es el caso de la República Bolivariana de Venezuela o Nicaragua, por ejemplo), la RASD junto con su historia antigua y reciente es casi una total desconocida entre la mayor parte de su población (Berkani, 2019).

La posibilidad de llevar a cabo un desbloqueo mediático efectivo va mucho más allá de los alcances del sistema educativo saharaui. Pero sin duda, en dicho sistema se encuentran algunas de las principales claves para hacerlo viable. La primera está relacionada con el conocimiento y reconocimiento del entorno considerados como condiciones básicas para la liberación. A través del sistema educativo saharaui, desde los primeros niveles de instrucción, todo el conjunto de conocimientos presentados pasa necesariamente por un análisis crítico del contexto, generando importantes niveles de consciencia sobre la compleja dinámica participativa de diversos actores involucrados en el conflicto, en especial de sus características principales, fortalezas, debilidades, intereses, niveles de legitimidad y de poder. Sólo a partir de esta “pedagogía del conocer” in situ es posible plantear alternativas de intervención con altas probabilidades de impacto (Freire, 1996).

El componente de denuncia sociopolítica que incorpora el sistema educativo saharaui es otro de los más importantes rasgos heredados de las pedagogías liberadoras pues posee la capacidad de dinamizar todos los conocimientos y actitudes forjados a través de la formación protagónica, para ponerlos en valor, activos, impactantes, a través de una expresión explicita de rebeldía, de oposición al statu quo, como aporte a la construcción de nuevas realidades, de otros mundos posibles. Desde esta perspectiva, cambiar el mundo se convierte así, como lo expresaría Freire, en una dinámica dialéctica entre la denuncia de la situación deshumanizante y el anuncio de su vencer. “No hay práctica social más política que la práctica educativa … en efecto, la educación puede ocultar la realidad de la dominación y la alienación o puede, por el contrario, denunciarlas, anunciar otros caminos, convirtiéndose así en una herramienta emancipadora” (Freire, 2003). La propia existencia de un sistema pedagógico propio, autónomo, resiliente, en plena resistencia y en el exilio, constituye un contundente acto de soberanía nacional, de descolonización cultural.

La supervivencia de este sistema depende, entre otras cosas, de la formación de nuevos cuadros para el magisterio, con una educación liberadora y los instrumentos pedagógicos necesarios para poder enseñar-aprendiendo. Con este propósito, la Universidad de Tifariti priorizó esta opción profesional dentro de su oferta académica a través del Instituto Nacional de Formación pedagógica, el mismo que ofrece las carreras de Educación Infantil y Primaria.


3.3 Maestros y maestras a seguir

La lucha por la liberación nacional saharaui se inició contra el colonialismo español, situación opresiva que hasta hoy mantiene sus efectos nocivos en el país al encontrarnos todavía inmersos en un proceso inconcluso de descolonización. No debemos perder de vista este importante condicionamiento pues el actual conflicto armado con Marruecos podría soterrar la situación primigenia de colonialismo hispano aún vigente en la RASD y con ello confundir en torno a las verdaderas causas del conflicto y sus correspondientes alternativas de solución. El reino de España sigue ostentando legalmente la condición de potencia administradora del territorio pendiente de descolonización y dicha designación oficial incluye responsabilidades específicas, como por ejemplo la actual gestión del espacio aéreo saharaui, por delegación expresa de la ONU. Por esta razón, tiene una responsabilidad histórica ineludible que debe asumir. Este es un prerrequisito clave para la construcción de la solución definitiva. Sin embargo, ante evasión de tal responsabilidad, nos encontramos frente a una situación de “eslabonamiento colonial” donde dos países, España y Marruecos, mantienen sometido a un pueblo que desde hace 46 años lucha por su liberación.

En medio de esa lucha, uno de los elementos que mejor efecto pedagógico tiene, especialmente en las nuevas generaciones saharauis, es la presencia y visibilidad de personajes prototípicos, héroes y mártires nacionales que se pueden convertir en referentes cercanos específicos asociados a valores colectivos y/o conductas loables, personas concretas con los cuáles establecer una conexión directa e identificarse más fácilmente. En tal sentido, un “padre” o “madre” de la patria posibilita conocer de primera mano una historia de vida ejemplar, una trayectoria, un contexto, un conjunto de cualidades características y, especialmente, diferentes decisiones que posibilitaron el ascenso a tal categoría (Awah, 2016). Es decir, el recuerdo vivo de héroes, heroínas y mártires de la patria saharaui brinda a su juventud un eficaz motor movilizador (Correale, 2015).

Aunque la resistencia al colonialismo español surgió desde los primeros momentos de la invasión, en 1884[9], presentándose frecuentes enfrentamientos entre las tropas hispanas y los saharauis asentados temporalmente en las costas de su territorio, el primer movimiento de liberación nacional saharaui fue creado recién en 1968 por el periodista Mohamed Sidi Brahim Basir, más conocido como Basiri, recibiendo el nombre de Organización Avanzada para la Liberación de Saguia el Hamra y Río de Oro (Harakat Tahrir). Basiri había fundado dos años antes un periódico nacionalista llamado Al Shihab (La Antorcha), desde el cual presentaba permanentemente un análisis del contexto y propuestas de acción y resistencia. Como consecuencia de la movilización política generada desde este medio de comunicación, el 17 de junio de 1970 fue desaparecido durante una manifestación realizada en el barrio de Zemla (El Aaiún) (Ruiz, 1995; Barona, 2015).

La experiencia de insurrección saharaui estuvo fuertemente influenciada por los movimientos de liberación que se formaron en África en la década de los años cincuenta y sesenta. En especial, el Frente de Liberación Nacional y su rol protagónico en la Guerra de Liberación de Argelia (1954 – 1962) junto con la Revolución del 1ro de Septiembre (1969) y el rol del coronel Muamar Al Gadafi. Es por esta razón que el pensamiento de Franz Fanon, trascendental en la experiencia argelina, también forma parte de uno de los pilares ideológicos de la RASD.

Gracias al ejemplo de Basiri, se ha desarrollado entre el pueblo saharaui un característico respeto hacia el periodismo, además de un arraigado ejercicio crítico de dicha profesión (Reporteros Sin Fronteras, 2019). Y es por este ejemplo y el de sus posteriores colegas de la RASD, especialmente aquellos que actualmente ejercen la profesión en los territorios ocupados, que a los y las estudiantes saharauis residentes en dichos territorios el Majzén les impide la posibilidad de estudiar periodismo en las universidades marroquíes. Esta también es la razón por la cual el gobierno saharaui considera esta profesión como estratégica para la causa y también ha sido una de las priorizadas en la oferta pedagógica de la Universidad de Tifariti.

El ejercicio profesional del periodismo en la RASD, particularmente en los territorios ocupados, exige en el proceso de generación del discurso, una dinámica creadora y recreadora, fruto de una praxis coherente con la opción política revolucionaria del periodista, que es difusor educador y educando al mismo tiempo, aprendiendo crítica y permanentemente de su realidad (Freire, 2011). Los contenidos generados, especialmente los testimonios vivenciales, se convierten, de manera muy especial, en recursos pedagógicos que posibilitan mostrar al mundo exterior la realidad de la población saharaui en ocupación, denunciar la violación permanente de los derechos humanos que ocurre allí y movilizar apoyos internacionales en favor del derecho de autodeterminación de su pueblo (Reporteros Sin Fronteras, 2019).

La causa nacional saharaui se difunde desde los diferentes medios de comunicación estatal existentes (RASD TV, Radio Nacional de la RASD, Sahara Press Service, entre otros), haciendo frente a los esfuerzos de ocultamiento impulsados por el régimen alauí. A esta resistencia contribuye de manera significativa la mayor parte de los medios alternativos de comunicación masiva de países y organizaciones amigas del pueblo saharaui, especialmente presentes en África, Europa y América latina.

Junto con Basiri, primer mártir (shahid) y desaparecido de la lucha de liberación nacional, existe otra gran figura referente, El Uali Mustafa Sayed, fundador del Frente Polisario (10 de mayo de 1973) y primer presidente de la RASD. Originario de la tribu Erguibat, estudiante de derecho en Marruecos, abandona los estudios universitarios y se integra plenamente a la lucha armada anticolonial contra España. Participará en varias acciones bélicas contra España inicialmente, para luego enfrentar a Marruecos y Mauritania hasta su muerte en combate el 9 de junio de 1976, en la wilaya mauritana de Inchiri, durante la Primera Guerra del Sahara Occidental, a la edad de 28 años (Briones, Alí y Salek, 1997).

A través de su actividad revolucionaria y su legado histórico, El Uali no sólo nos plantea lecciones de liberación y coherencia, sino que, al mismo tiempo, constituye un importante baluarte identitario de obligatoria presencia en el sistema pedagógico saharaui. Su testimonio sustenta aquellas palabras pronunciadas por Amílcar Cabral, líder revolucionario de Guinea Bissau y Cabo Verde, “nuestra resistencia armada es también una expresión de nuestra resistencia cultural” (Freire, 2011).

El sistema educativo saharaui toma como ilustres referencias a estos dos padres de la patria. Sus vidas y acciones son analizadas como parte de los cursos de historia nacional. En el calendario escolar se conmemoran los grandes acontecimientos históricos. Y junto con Basiri y El Uali, también se estudia la vida de otros personajes ilustres de la nación saharaui tales como Mohamed Abdelaziz, Bujari Ahmed o Aminetu Haidar. Testimonios de vida que ejemplifican el principio de coherencia entre teoría y praxis, entre principios y valores educativos con acción pedagógica y, al mismo tiempo, el axioma fundamental de acción – enseñanza. Porque a través de estos referentes educativos, el alumnado se involucra en una dinámica de aprendizaje donde el contenido central es la coherencia de vida y la metodología es la presentación de testimonios de lucha revolucionaria como recursos didácticos de “educación para la liberación”.

Además del relato oficial de la lucha por la liberación nacional, también forman parte de los contenidos pedagógicos del sistema todos aquellos relacionados con el resto de aristas de la identidad nacional. De manera muy especial, aquellas proporcionadas desde las artes: la literatura, la poesía y la música saharaui construyen un importante escenario en el cual es posible identificar héroes y heroínas a imitar. El caso del canto combativo de Mariem Hassan y Aziza Brahim, el verso liberado de Mohamed Moulud Uld Budi Uld Hach (Beibuh), Mohamed El Mustafa Uld Mohamed Salem Uld Abdelahi (Badi), Hamdi Uld Alal Uld Daf (Zaim) y Jadiyetu Mint Aleyat Uld Sueilem, junto con la melodiosa prosa rebelde de Bahia Mahmud Awah o Zahra el Hasnaui, por sólo citar algunos ilustres ejemplos, se convierten en auténticas fuentes de conocimiento de la patria y su entorno, de los principios políticos fundantes y, conscientemente de la praxis liberadora (Awah, 2016).

Pero el impacto pedagógico del testimonio no queda sólo en la asimilación de valores y referentes de lucha. Se dice que las guerras muestran lo mejor y al mismo tiempo lo peor de nosotros mismos, de nuestra humanidad. Desde esta perspectiva, es irremediable reconocer que los conflictos armados forjan héroes y heroínas tanto como auténticas aberraciones. Y tal como ocurrió durante la Primera Guerra del Sahara Occidental, la Segunda Guerra, iniciada el 13 de noviembre de 2020, no constituye una excepción de esta paradójica premisa. Al declararse la ruptura del alto al fuego con Marruecos y el correspondiente reinicio de las hostilidades, cientos de jóvenes generosos, siguiendo el ejemplo de Basiri y El Uali, abarrotaron los centros de instrucción militar en los campamentos de Tindouf para ofrecerse como combatientes voluntarios en la defensa de su territorio.

La decisión de estos jóvenes ha impresionado a muchas personas. Nadie esperaba una respuesta tan masiva ni un nivel de involucramiento tan alto. En este sentido, la declaratoria de guerra funcionó como una providencial catapulta que reorientó los anhelos y esperanzas de una juventud aletargada, desmotivada y profundamente frustrada debido a la falta de alternativas de desarrollo personal y comunitario en los campamentos de Tindouf (Vilches y Esparza, 2017).

Con el radical cambio de situación, estos jóvenes pueden vislumbrar una esperanza real de recuperación del territorio saharaui y de construcción de un Estado independiente. Desde la perspectiva de Freire, su concientización en torno a la situación presente y la necesidad de su respectivo protagonismo le ha impulsado a una inserción crítica en los procesos históricos nacionales (Freire, 1987).

Finalmente, los componentes de resistencia, resiliencia y utopía desarrollados en la metodología y los contenidos pedagógicos saharauis, en todos y cada uno de sus niveles de enseñanza, aluden permanentemente a los fundamentos de la pedagogía de la esperanza. La rebeldía como praxis política pedagógica de existencia y reinvención de la vida y de la historia (Freire, 1993).



4. Conclusiones

A diferencia de la mayor parte de sistemas educativos convencionales, el saharaui es un sistema eminentemente militante, forjado en un contexto de resistencia y basado en un pensamiento crítico generador directo de acción política emancipadora. Y en ese sentido, capaz de movilizar interna y externamente una cantidad significativa de recursos, no sólo humanos y materiales sino también el llamado capital inmaterial, el mismo que generalmente no suele ser valorado ni bien utilizado en la labor pedagógica.

Desde su praxis revolucionaria, el sistema educativo saharaui ha sido capaz de desarrollar a profundidad una auténtica “pedagogía refugiada saharaui”, fruto de la influencia de grandes autores como Paulo Freire y Franz Fanon. La estructura misma del sistema, sus contenidos, dinámicas internas y potencialidades orientan a todos los participantes involucrados hacia una visión crítica del entorno, un análisis evaluativo y una consecuente promoción de la acción liberadora.

Esta toma de consciencia de las características básicas y el potencial transformador que tiene este sistema se ve reforzada cuando lo analizamos desde la perspectiva “freireana”. A través de estas categorías, nos encontramos frente a una propuesta pedagógica institucionalizada que educa para la liberación de la condición de opresión, con un profundo carácter descolonizador, dirigida a facilitar la recuperación y fortalecimiento de la esencia e identidad nacional. La condición de opresión del pueblo saharaui está dada no sólo por la invasión marroquí de su territorio y la flagrante violación de los derechos humanos contra la población sometida como consecuencia directa de dicha invasión, sino también por la indiferente posición adoptada por los gobiernos de la llamada comunidad internacional, especialmente en el caso de España, país que se niega permanentemente a asumir sus responsabilidades jurídicas e históricas.

Dentro de las grandes limitaciones materiales del sistema, se ha estado brindando una adecuada respuesta a la mayor parte de necesidades educativas de la niñez y adolescencia saharaui, especialmente la asentada en los campamentos de Tindouf. Sin embargo, el nudo crítico del sistema se encuentra en la atención a la juventud. Desde hace algunos años, los y las jóvenes saharauis se habían convertido en una importante e influyente instancia crítica frente a la situación del conflicto, especialmente ante las infructuosas negociaciones realizadas con el régimen alauí, y a la aparente complicidad de la ONU con la pasada coyuntura caracterizada por un insalvable estancamiento. Sin mayores expectativas de futuro en el exilio, su posición era absolutamente escéptica y desalentadora. Por la situación de precariedad material y falta de suficientes recursos económicos, el sistema educativo saharaui no pudo ofrecer una adecuada respuesta de formación y liberación a los y las jóvenes de la RASD. Y aunque la guerra ha cambiado momentáneamente tal posición, bajo cualquier futura circunstancia es imprescindible dotar al sistema de una mayor capacidad de gestión focalizada en este sector poblacional, lo que implica principalmente una asignación mucho mayor de recursos de todo tipo. Ese es el gran reto pendiente del sistema pedagógico saharaui.


Referencias

ACNUR (2011). La educación de los refugiados. Un estudio mundial. Ginebra. ACNUR.

Awah, Bahia M. (2009). El porvenir del español en el Sahara Occidental. Bubok.

Awah, Bahia M. (2011). La maestra que me enseñó en una tabla de madera. Editorial Sepha.

Awah, Bahia M. (2016). Las rutas literarias. Málaga. Editorial Ultima Línea.

Awah, B. y Moya, C. (2015). Cuentos saharauis de mi abuelo. Editorial Bubok.

Bárbulo, Tomás (2017). La historia prohibida del Sáhara español: Las claves del conflicto que condiciona las relaciones entre España y el Magreb. Ediciones Península.

Barrañeda, I. y Ojeda, R. (coords.). (2016). Sáhara Occidental, 40 años después. Madrid. Los libros de la Catarata.

Boukhari, Ahmed (2004). Las dimensiones internacionales del conflicto del Sáhara. Real Instituto Elcano.

Candela Romero, Pilar (2007). “El español en los campamentos de refugiados saharauis (Tindouf, Argelia)”. En: Enciclopedia del español en el mundo. Anuario del Instituto Cervantes 2006-2007. Instituto Cervantes. Páginas 48-52.

Caratini, Sophie (2008). Hijos de las nubes. Madrid. Oriente y Mediterráneo.

Correale, Francisco (2015). “La narración de la historia en situación de crisis. Reivindicaciones y contradicciones en la construcción memorial saharaui”. En: Les Cahiers d´EMAM Nº 24-25. Études sur le Monde Arabe et la Méditarrenée.

Fanon, Franz (1983). Los Condenados de la Tierra. México D.F. Fondo de Cultura Económica.

Fiddian-Qasmiyeh, Elena (2018). “Ideal women, invisible girls? The challenges of/to feminist solidarity in the Sanrawi Refugee Camps. En: Feminism and the politics of childhood. Friends or foes?. UCLPress.

Freire, Paulo (1987). Conscientizing as a Way of Liberating. Washington D.C. LADOC II.

Freire, Paulo (1993). Pedagogía de la esperanza. México: Siglo XXI.

Freire, Paulo (1996). Pedagogia da autonomia. Rio de Janeiro: Paz e Terra.

Freire, Paulo (2004). Pedagogy of Indignation. Boulder, Colorado.

Freire, Paulo (2006). Pedagogía de la tolerancia. México. CREFAL/Fondo de Cultura Económica.

Freire, Paulo (2011). Cartas a Guinea Bissau. Apuntes de una experiencia pedagógica en proceso. México. Editorial Siglo XXI.

Freire, Paulo (2012). Pedagogía del Oprimido. México. Editorial Siglo XXI. Segunda edición.

Fuente Cobo, Ignacio y Fernando Mariño Menéndez (2006). El conflicto del Sáhara Occidental años de exilio. Los refugiados saharauis, ¿abandonados por la comunidad internacional? Ministerio de Defensa.

García, Alejandro (2001). Historias del Sáhara. El mejor y el peor de los mundos. Catarata.

García, Alejandro (2010). Historia del Sáhara y su conflicto. Catarata.

García Vega, Elena, Fatimetou Ahmed-Salem, Paula Fernández García y Ana María González Menéndez (2009). “Una aproximación a la realidad de las mujeres saharauis”. En: Migraciones Nº 25.

Jiménez, Agustín (2015). El español en los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf. Práctica docente. Universidad de Granada. Tesis de doctorado en Ciencias de la Educación.

Medina, Rocio (Ed.) (2016). Mujeres saharauis. Tres tuizas para la memoria de la resistencia. Aconcagua Libros.

Monje, José Antonio (2011). “Solidaridad con nombre de isla y arena. Lecciones del internacionalismo cubano en la RASD”. En: Pensar a contracorriente VIII. Concurso Internacional de Ensayos”. La Habana. Editorial de Ciencias Sociales. Páginas 139 – 163.

OXFAM (2015). 40 años de exilio. Los refugiados saharauis, ¿abandonados por la comunidad internacional? Intermón Oxfam.

Rivero Casado, Iraide (2013). Vida y educación en los campamentos de refugiados saharauis. Editorial Universidad de Valladolid.

Velloso, A. y Vinagrero, J. A. (2011). Educación, guerra, dictadura y refugio. Sanz y Torres.

Velloso, A. y Vinagrero, J. A. (2016). Educación en Palestina, Sáhara Occidental, Iraq, Guinea Ecuatorial y para refugiados. Madrid: UNED.

Vinagrero, J.A. (2020). La educación en los campamentos saharauis: un sistema educativo en el refugio y en el desierto. En: Revista Española de Educación Comparada. ISSN 2174-5382. núm. 35 (enero-junio 2020), pp. 155-171.

Vilches Plaza, Carlos y Natxo Esparza Fernández (2017). La juventud refugiada en los campamentos saharauis. Atrapados en la incertidumbre del limbo. Álava. Asociación de Amigos y Amigas de la RASD de Álava.

Yern Moreno, Aranzazu (2015). La educación infantil en los campamentos de refugiados saharauis. Universitat de les Illes Balears.


References

1 Antropólogo social. Doctor en Sociología. Director general del Centro de Estudios Estratégicos Magrebíes (España).

2 Mark Richmond, Clinton Robinson y Margarete Sachs-Israël (2008). “El Desafío de la alfabetización en el mundo: perfil de alfabetización de jóvenes y adultos a mitad del Decenio de las Naciones Unidas de la Alfabetización 2003-2012”. UNESCO, París.

3 El Frente Polisario, como movimiento de liberación nacional del Sahara Occidental, continúa su lucha contra la ocupación marroquí de sus territorios y en defensa del derecho de autodeterminación del pueblo saharaui. Siguiendo la voluntad de dicho pueblo, el 27 de febrero de 1976 se proclama la RASD desde Bir Lehlu, eligiendo a su primer presidente, El Uali Mustafa Sayed (García, 2001 y 2010; Barreñada y Ojeda, 2016; Bárbulo, 2017; Awad, 2018).

4 PNUD (2016). “Informe sobre Desarrollo Humano 2016. Desarrollo Humano para todas las personas”. PNUD, New York.

5 Dialecto árabe, conocido como Kalām Hassān (habla de Hassan) y hablado en toda la región suroeste del Magreb, entre el sur de Marruecos, el suroeste de Argelia, Sahara Occidental y Mauritania, así como también en algunas zonas del noroeste de Malí.

6 Se denomina “cubaraui” a los y las jóvenes saharauis que recibieron educación en Cuba, sea ésta primaria, secundaria y/o universitaria, adoptando en la mayor parte de los casos alguno de los usos y costumbres de la Isla (acento, ideas políticas, habilidad para el baile, etc.).

7 Son aquellos territorios soberanos de la RASD, es decir, bajo el control del Frente Polisario, que se encuentran al este del Muro de la Vergüenza, barrera de 2200 kilómetros aproximadamente puesta por Marruecos durante la Primera Guerra del Sahara Occidental para impedir el avance de las tropas saharauis. Este muro divide el territorio saharaui en dos, capturando aproximadamente dos tercios del mismo hacia el lado invadido.

8 Invasión masiva e ilegal de población civil y fuerzas armadas marroquíes al territorio del Sahara Occidental, promovida por el monarca alauí y apoyada por Francia y USA. Se inició el 6 de noviembre de 1975, aprovechando el vacío de poder que se presentó en la potencia colonizadora, España, ante la agonía y posterior muerte de Francisco Franco. Fue inmediatamente condenada por el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) a través de la Resolución 380.

9 Las primeras incursiones españolas en esa parte del continente africano datan del siglo XV, estableciéndose el primer asentamiento en 1476, bajo el nombre de Santa Cruz de la Mar Pequeña. Sin embargo, fue durante la Conferencia de Berlín, en 1884, cuando España reclama oficialmente los territorios saharauis en el reparto que las potencias europeas hicieron de África.