sexta-feira, 26 de abril de 2013

Relatório completo de Christopher Ross ao Conselho de Segurança da ONU (22 de abril 2013)




Sr. Presidente, distintos membros do Conselho,

É de novo um prazer estar convosco para examinar a procura de uma solução política e mutuamente aceitável que preveja a livre determinação do povo do Sahara Ocidental. Hoje, vou abordar o período desde meados de março, quando se completou o último relatório do Secretário-Geral.

Estou no meu quinto ano como mediador. E enquanto o Médio Oriente e a Região do Norte de África e do Sahel têm sido palco de acontecimentos tão preocupantes, as iniciativas do Sahara Ocidental permanecem congeladas. Tinha a esperança que a primavera árabe tivesse um efeito galvanizador, mas não teve. Mais tarde, tinha a esperança de que a crise no Sahel pudesse criar um novo sentido de urgência, mas não foi assim.

Após trinta e oito anos de conflito sobre o futuro da ex-colónia espanhola, Marrocos e a Polisario continuam demonstrando um inquebrantável apego às posições mutuamente exclusivas. Entretanto, as famílias do Sahara, seja a este ou a ocidente do muro, continuam a suportar condições adversas e separações dolorosas que agora afetam três gerações, e os povos do Magreb vêm-se privados dos benefícios não concretizados da integração regional. A necessidade de uma solução é cada vez mais urgente.

Un enfoque diferente

En mi informe de noviembre 2012 al Consejo, indiqué que yo había llegado a la conclusión de que continúe el proceso de negociaciones a través de periódicas reuniones cara a cara, no darían resultados en ausencia de cambio en el ámbito nacional, regional o entorno internacional.

Durante cuatro años, había hecho muchos intentos para inducir la discusión de los dos principales elementos de la dirección del Consejo - El principio de una solución y los medios de determinar los deseos libremente expresados ​​del pueblo en cuestión. He creado un ambiente menos formal de las conversaciones cara a cara. Yo alenté a las Partes para hacer frente a las propuestas del otro. Identifiqué elementos comunes en la discusión. Propuse examinar los temas con discreción. Todos  estos intentos fracasaron. Las Partes prefirieron el status quo de tomar cualquier tipo de riesgo en aras de una solución.

Como se indica en mi última exposición informativa y en mis intercambios posteriores en las capitales del Grupo de Amigos, me decidí a probar un enfoque diferente - el de la participación en un período de consultas confidenciales y de intercambio de ideas con cada parte y en el vecino país por separado y recurrir a la diplomacia como justificante. Tengo la esperanza de que  haciendo esto, puedo inducirlos a ir más allá de la defensa de propuestas formales y comenzar a pensar acerca de la flexibilidad de elementos de un posible compromiso o solución consensuada sobre el conflicto y sobre los medios de determinar los deseos de los interesados.

Las partes tendrán que reconocer que está en ellos la elaboración de las dos partes de esta solución - no el Enviado Personal, no el Secretario General, o el Consejo de Seguridad, no las organizaciones regionales y no la comunidad internacional. Finalmente, tendrán que aceptar que, al final, nadie va a conseguir todo lo que quiere si una solución mutuamente aceptable para ambas partes. Esto no será fácil, y no hay ninguna garantía de éxito, pero debe ser juzgado.

Mi viaje al Norte de África fue orificado con un comunicado de bienvenida de apoyo del Grupo de Amigos, viajé al norte de África desde marzo 18 a abril 3 y de nuevo a partir del 8 de abril al 11 de abril al confirmar la voluntad de las partes y los Estados vecinos a participar en este nuevo enfoque. Al mismo tiempo, traté de perseguir tres aspectos del entorno de negociación - en primer lugar, mejorar entre Marruecos y Argelia las relaciones, según el mandato del Secretario General; segundo, mayores contactos entre los saharauis y, en tercer lugar, con el tiempo, un posible - aunque poco probable - Papel de apoyo para la Unión del Magreb Árabe.

Al igual que en el pasado, el Gobierno de España facilitó un itinerario de viaje de otra manera sería imposible haber puesto un avión a mi disposición, y una vez más registro mi agradecimiento.

Ross e o MNE marroquino

Marruecos

Empecé en Rabat el 19 de marzo, donde, en ausencia del rey Mohammed VI, me reuní con el Jefe de Gobierno, los Ministros de Relaciones Exteriores y del Interior, los presidentes de las dos cámaras legislativas, el Presidente de la Comisión Nacional del Consejo de Derechos Humanos y el Consejo de los Derechos Económicos, Sociales y Consejería de Medio Ambiente, que está elaborando un plan de desarrollo socio-económico para el sur. Todos reiteraron el compromiso de Marruecos de trabajar con la ONU y su aceptación de mi nuevo enfoque. Al mismo tiempo, reiteraron su posición: la autonomía del Sáhara Occidental en Soberanía marroquí es la única solución realista y que Argelia debería ser un partido, por su apoyo diplomático y militar para el Polisario. Quizá la reunión más interesante que he tenido en Rabat  fue con los legisladores y funcionarios de los partidos políticos del Territorio. Todos tenían elogios por ACNUR en la medida del  fomento de la confianza que brinda y dieron la bienvenida a la idea de un  aumento de los contactos con los saharauis. Mientras que apoyaban la posición de Marruecos en cuanto a la autonomía, exigían una mayor participación en el gobierno de ese  territorio y se quejaron de que tanto el Gobierno de Marruecos y la ONU los tenían los excluidos del proceso de negociación. Algunos fueron tan lejos como para sugerir que el Gobierno de Marruecos y  la ONU se hagan a un lado para permitir a los saharauis del Territorio y los campamentos de refugiados que encuentren una solución utilizando los métodos tradicionales de resolución de los conflictos. Funcionarios marroquíes y de hecho, el Polisario después llamaron a este escenario poco realista.

Al margen de mi visita a Rabat, me reuní con el Secretario General de la Unión del Magreb  Árabe, el ex ministro de Relaciones Exteriores de Túnez Benyahia. Él indicó que los preparativos sectoriales para una reunión cumbre continúan a buen ritmo y que los Ministros  del Interior se reunirán este mes, pero que la propia cumbre es poco probable que sea celebrada antes de 2014, tanto por la necesidad de completar preparaciones y debido a las condiciones de inestabilidad en Túnez y Libia.


Christopher Ross com grupos de ativistas saharauis
em El Aaiún e Dakhla


Sáhara Occidental

He viajado al Sáhara Occidental el 22 de marzo para mi segunda visita. Una vez más, las  autoridades locales no presentaron dificultades con mi programa. Acompañado por RESG  Weisbrod-Weber, me reuní con numerosos saharauis tanto en El Aaiún y Dakhla, incluyendo los directores de las sucursales locales del Consejo Nacional de Derechos Humanos. Al igual que  en mi anterior visita, observé tres tendencias entre los saharauis: los que son independentistas,  los que están a favor de la autonomía, y los que simplemente quieren una vida mejor. Todos eran elocuentes en señalar sus puntos de vista, pero, una vez más, era  imposible medir la fuerza relativa de estas tres tendencias. Dicho esto, como en Rabat, muchos  me dijeron que se sienten excluidos de las negociaciones sobre su futuro y anhelan tener un  mayor contacto con los compatriotas en el otro lado de la berma (muro). Algunos expresaron  una falta de confianza en la aplicación de autonomía y pidieron que la ONU explorara los tipos  de garantías necesarias para asegurarse de que los saharauis tendrán un papel predominante  en que rige el territorio bajo la autonomía. Otros pidieron atención prioritaria a poner fin a los  abusos de los agentes de seguridad marroquíes sobre derechos humanos y la explotación  ilegal de los recursos naturales, utilizando sus palabras. Los directores locales del Consejo  Nacional de Derechos Humanos, tanto en El Aaiún y Dakhla lamentaron una vez más que las  autoridades locales no están respondiendo a sus recomendaciones y que como resultado, están  perdiendo credibilidad ante la población.

El 23 de marzo, las manifestaciones independentistas en pequeña escala se llevaron a cabo en El Aaiún. No fui testigo directo yo mismo. Yo recibí una llamada telefónica advirtiendo que  uno de los que había conocido ese mismo día había sido herido en un combate cuerpo a cuerpo con la policía. Los funcionarios marroquíes que he interrogado, negaron que algún problema haya ocurrido.

Ross com Mohamed Abdelaziz

Los campamentos de refugiados cerca de Tinduf

He viajado a los campamentos de refugiados saharauis cerca de Tinduf, Argelia, el 25 de marzo. Mi primer encuentro fue con los jóvenes, que me confrontaron con una versión muy diferente de las manifestaciones en El Aaiún y exigieron que la ONU tome medidas inmediatas para hacer frente a lo que había sucedido. En esta y las siguientes reuniones, que vi una vez  más la creciente frustración y la desesperación de las generaciones más jóvenes, para los que  la ONU ha perdido toda credibilidad. Algunos me pidieron que renunciara. Otros pidieron un  retorno a la lucha armada.  Sin embargo, otros dijeron que estaban considerando el martirio en  la berma (muro) obligando a la comunidad internacional a prestar atención. Abdelaziz,  Secretario General del Polisario y los otros civiles y funcionarios militares con los que me reuní coincidieron con mi nuevo enfoque con renuencia, temiendo como lo hicieron que el objetivo de  “compromiso” hace el juego a Marruecos. Insistieron también en que las reuniones periódicas de cara a cara, también deben rendir dar el proceso de negociación a nivel público. Más allá de esto, fueron resistentes a una gran escala en cuanto al diálogo de pueblo a pueblo. Para ellos,  no hay problemas entre los saharauis y, mediante la inducción de ciertas personas a sugerir  teniendo un mayor protagonismo de los saharauis en el proceso de negociación, Marruecos simplemente sigue tratando de desviar la atención de la necesidad de participar en el tema  central de autodeterminación.

El Sr. Abdelaziz puso un gran énfasis en hacer frente a violaciones de los derechos  humanos y la explotación ilegal de los recursos naturales del territorio. Yo señalé que cualquier enfoque de  los derechos humanos tendría que incluir los campamentos, en los que también se habían   alegado violaciones. Él negó tales violaciones y reiteró la invitación del Polisario al monitoreo de  los derechos humanos en los campamentos. El Sr. Abdelaziz también advirtió que cada vez  es más difícil controlar a los jóvenes en los campamentos a causa de su frustración. Algunos podrían también tratar de disparar las hostilidades. En cualquier caso, la reanudación de la  lucha armada seguía siendo una opción, como previamente había oído antes de los líderes  militares del Polisario. Sostuve enérgicamente mi postura contra cualquier recurso a las hostilidades, entre otras cosas señalando que la tecnología de la guerra había evolucionado  desde las batallas que la habían sido partícipes entre los años 1970 y 1980 y que la guerra  sería una catástrofe para todos involucrados. En cuanto a la inscripción individual de los refugiados, es un tema que se volvió a plantear, destacando  que es más importante que nunca  saber que están en los campos, la respuesta fue como antes: no se necesita dicho registro – ACNUR y los donantes están satisfechos con estimaciones de los países de acogida  de los números, los extranjeros no pueden infiltrarse en la sociedad del campamento, y  Marruecos no hace más que la explotación de este tema con fines políticos.

En cuanto a las reclamaciones que el Polisario tiene participación en la crisis en Malí, todos con
quien hablé negaron categóricamente cualquier vínculo y destacaron que el Polisario se opone  al terrorismo y está haciendo todo lo posible, en colaboración con Argelia para asegurarse de que los saharauis se quedan fuera de esta situación.

Mauritania

El 27 de marzo, continué por Nuakchot, donde el presidente Ould Abdelaziz reiteró la política  de neutralidad positiva de Mauritania y manifestó su disposición para asistir al programa de  fomento de la confianza en el futuro hospedaje ACNUR en seminarios de saharauis.

Argelia

El 28 de marzo, llegué a Argel para reunirme con el Presidente Bouteflika y su ministro de Relaciones Exteriores y el Ministro Delegado para África y Asuntos  del Magreb. El Presidente  reiteró el apoyo de Argelia por mis esfuerzos y expresó su esperanza de que mi nuevo  planteamiento llevaría al progreso hacia el ejercicio de la autodeterminación para el Sáhara Occidental. En una sesión de  trabajo preliminar, el Ministro Delegado Messahel insistió en que  el Sáhara Occidental es una cuestión de descolonización que cae dentro de la responsabilidad  de la ONU. Él repite las posiciones que el Presidente había expresado durante mi último viaje, es decir, que Argelia no es y nunca será parte de las negociaciones y, al mismo tiempo, no va a  apoyar cualquier solución que no incluya un verdadero referéndum de autodeterminación. El Sr.  Messahel expresó dudas de que mi nuevo enfoque podría conducir a un cambio en las  posiciones de las partes y llamado para la conservación de la opción de las reuniones cara a  cara, así como para la acción del Consejo de Seguridad de empujar a las partes a un acuerdo. Sobre las relaciones entre Marruecos y Argelia, el presidente Bouteflika deploró lo que vio como la actitud agresiva de los medios de comunicación oficial de Marruecos y de Argelia, pero reiteró su disposición a seguir trabajando para mejorar las relaciones bilaterales. En una reunión por separado, el canciller Medelci, quizás vio reflejando la corrosión impacto de la crisis  del Sahel en las relaciones bilaterales con Marruecos, Rabat señaló las señales contradictorias y  cuestionaron su compromiso con la mejora de las relaciones.

Nueva visita a Marruecos

El 9 de abril, volví a Marruecos para reunirme con el rey Mohammed VI en Fez. Antes de reunirme con el rey, yo llamé a su ministro del Interior para discutir los acontecimientos de El Aaiún. Dijo que era consciente de los posibles excesos de la policía, que había abierto una investigación, y que nadie encontró que se hayan cometido abusos y serían castigados. Llegué a la conclusión de que, en cualquier caso, es la planificación de una reorganización completa del aparato de seguridad en el Sáhara Occidental.

Cuando me reuní con el rey, expresó su apoyo al nuevo enfoque que tenía propuesta para participar en la sustancia y una vez más pidió a Argelia a desempeñar un papel más activo. Sin embargo, la mayor parte de nuestros 45 minutos juntos fueron dedicados a su reacción a la propuesta de incluir los derechos humanos en el mandato de la MINURSO, una evolución de la que acababa de ser informado.

Él estaba profundamente decepcionado y ‘sorprendido’ y dijo que no hay justificación existe para tal propuesta.

Pasos siguientes

Los próximos pasos en el proceso de negociación están supeditados a los resultados de consultas que ocurren ahora en la cuestión de los derechos humanos y su efecto en las distintas partes directa e indirectamente afectadas. Salvo acontecimientos imprevistos, mi intención es comenzar mis conversaciones bilaterales confidenciales y de intercambio de ideas con las partes y los Estados vecinos en la segunda mitad de mayo. En el plano regional, tengo la intención de visitar a Addis Abeba en respuesta a una invitación de la Unión Africana.

También puedo programar visitas a Trípoli y Túnez si me juzgan esto útil. Al mismo tiempo, estoy buscando continuar los pasos hacia la mejora de las relaciones marroquí-argelinas y una expansión del programa de medidas de fomento de la confianza.

Tengo la firme convicción de que, cualquiera que sea el efecto de las consultas en curso, las partes y los Estados vecinos deben permanecer comprometidos con las Naciones Unidas en los esfuerzos para promover una solución. Hacer lo contrario sería hacer una fosa en contra de las familias del Sáhara Occidental al este y al oeste de la berma (muro) y la seguridad, la estabilidad y las perspectivas económicas de la región del Magreb. Es tiempo de avanzar, no retroceder.

Gracias

Fonte: Colectivo Saharaui 1975

Sem comentários:

Publicar um comentário